Protestan trabajadores franceses contra inminente desempleo

París, 10 jun (ULAN-PL) Decenas de trabajadores de la procesadora de alimentos Spanghero bloquearon hoy una fábrica en el sur de Francia para protestar contra el inminente cierre de la empresa que dejará sin empleo a más de 200 personas.

Esa firma estuvo en el centro del escándalo generado por la venta de carne de caballo etiquetada como de res para la producción de platos precocinados, como lasañas, salchichas y salsas que se distribuyeron en varios países de Europa.

Como consecuencia del fraude la mayoría de los clientes dejaron de comprar materias primas a Spanghero, que cayó en insolvencia y quedó bajo custodia judicial desde principios de año.

Un tribunal debe decidir el futuro de la planta a mediados de julio, pero la disolución parece ser la opción más clara porque hasta ahora no hay ningún inversionista dispuesto a mantenerla en operaciones.

Los 230 asalariados se consideran víctimas de los malos manejos de la empresa y reclaman una solución justa, aseguró Jean Aparicio, delegado de la organización Fuerza Obrera.

Mientras, Hervé Prelapat, representante de los trabajadores, exigió que, si es inevitable la clausura de la procesadora, se les pague a los empleados una indemnización por encima de los mínimos legales para ayudarles a enfrentar el paro.

El grupo empresarial Lur Berri, dueño de la mayor parte del capital de Spanguero, ofreció una suma considerada por los sindicatos como insultante y se negó a continuar las negociaciones sobre este tema.

Por esa razón, dijo Aparicio, se decidió iniciar una serie de bloqueos en varias fábricas propiedad de esa empresa para ejercer presión sobre los empresarios y forzarlos a retornar a la mesa de diálogo.

La semana anterior impidieron el acceso a dos instalaciones ubicadas en los departamentos de Landes y Pirineos Atlánticos.

Esta firma se suma a una larga lista de empresas cuyo cierre puede ocurrir este año por problemas económicos, entre ellas la distribuidora de videos y juegos digitales Virgin Megastore y la refinería de Petite-Couronne, propiedad de la firma suiza Petroplus.

A ello se agrega una serie de despidos masivos programados por grandes corporaciones, como PSA Peugeot Citroen, Air France, Société Genérale y Sanofi, que aumentarán el problema del desempleo en el país.

Comentarios con Facebook