Reforma migratoria enfrenta espinoso debate en EE.UU.

Congreso-USA

Washington, 12 jun (PL) La reforma migratoria enfrenta a partir de hoy en el Congreso tres semanas de espinosos debates y enmiendas que desafían las aspiraciones de legalización de más de 11 millones de personas en Estados Unidos

Aprobado la víspera el inicio del debate y la consideración de enmiendas por un voto de 82 contra 15, el documento S.744 recibirá cerca de 300 propuestas de enmiendas antes de que pueda ser sometido a votación, previsiblemente alrededor del receso del Día de la Independencia el próximo 4 de Julio, según estimó el líder de la mayoría del Senado, el demócrata Harry Reid.

Se esperan más de 300 enmiendas, algunas de ellas descrita como venenosas y que pudieran dificultar que el proyecto de ley, logre su aprobación.

Entre estas hay una del senador republicano Marco Rubio que exigirá a todos los inmigrantes ser capaces de leer, escribir y hablar inglés correctamente antes de obtener una tarjeta de residencia, aunque no es de las que más controversias causan.

El contenido referente a la seguridad fronteriza al parecer será uno de los temas más espinosos que enfrenten los legisladores y según algunos, pudiera hacer colapsar el proceso.

El senador John Cornyn (R-Texas) ya anunció la presentación de una propuesta que será complicada para demócratas y republicanos. La idea convertiría las metas de seguridad fronteriza en condicionantes para que los indocumentados accedan a la residencia permanente.

La última vez que un proyecto de ley de inmigración en gran escala avanzó hasta aquí fue 2007, cuando el Senado debatió una iniciativa, pero no pudo derrotar la oposición, fundamentalmente de los republicanos.

Durante un discurso en la Casa Blanca este martes, el presidente Barack Obama señaló que el proyecto de ley es la mejor oportunidad que hemos tenido en años para arreglar el sistema de inmigración de la nación.

Este proyecto de ley no es perfecto. Nadie va a obtener todo lo que ellos quieren. Pero este es un proyecto de ley que contempla en gran medida con los principios que yo había dispuesto para una reforma de sentido común, subrayó.

Mientras, el Senado avanzó un paso, aun la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, no ha presentado su versión de una reforma integral pese a que negocia de manera interrumpida desde 2009 a puertas cerradas aunque ya se adelanta que su contenido será mucho más conservador que el plan del Senado.

De aprobarse ambas iniciativas, tendrán que pasar a un comité bicameral de conciliación, antes de pasar a la firma del presidente para que se convierta en ley.Congreso-USA

Comentarios con Facebook