Desafío

RAFA LORET

*El Dolor de México
*China, Europa y EU
*Grandes Hipocresías
Por Rafael Loret de Mola

Recibo infinidad de mensajes con un contenido similar: la frustración general porque, dicen, las cosas siguen igual… o peor por la ausencia de congruencia entre las palabras y los hechos. Por ejemplo, la corrupción, lejos de disminuir, parece que va en caballo de hacienda. Literalmente. El colmo es que las escenografías, con las cajas de cartón de utilería, también son reincidentes como si, de verdad, la apuesta principal de la clase política en general, sin distinción de partidos políticos, fuera por la amnesia de los mexicanos. ¡Y pobre de aquel que tenga guardado algún archivo de hechos en la memoria! Puede ser tildado hasta de vende-patrias en el colmo del cinismo. Lo mejor, nos dicen, es olvidar.
Así me lo dijo alguna vez, en su casa, Rodolfo Echeverría Ruiz, sobrino del ex presidente con el primer apellido e hijo de Rodolfo Landa –su nombre artístico durante el tiempo que vivió de la farándula- quien fue el cofrade aprovechador de aquel “corto” sexenio. Pues bien, el inquieto personaje, ligado con su enorme familia ligada ahora a los negocios, me dijo:
–Debiéramos imitar a los chinos. Ya nadie saca nada parecido a “Tianammen, no se olvida” como hacenos nosotros con el 2 de octubre. Para ellos el episodio quedó atrás. ¿Y sabes por qué? Porque los asiáticos se están preparando para el futuro y no están anclados en el pasado que sólo genera rencores.
Debí decirle entonces –no lo hice porque el asombro me ganó-, que una moción muy patriótica debiera ser, entonces, desaparecer todos los libros con referentes históricos y, además, prohibir cualquier signo crítico con el propósito de vadear las amenazas del “daño moral” que ha afectado a no pocos colegas dejándolos en situación precaria hasta por decir la verdad, como señala el articulado, causando el flagelo de la deshonra. Bueno, hasta los familiares de los cuestionados tienen vela en el entierro de la libertad de expresión sin que nadie se preocupe de un hecho por demás escabroso: México encabeza la lista, entre las naciones de América Latina y en los primeros sitios a nivel mundial casi a la par con las naciones en guerra o invadidas, de países en donde la profesión periodística es del más alto riesgo. Y, pese a ello, las fiscalías supuestamente “especializadas” –ya pasé por una de ellas sin el menor resultado-, tienden a proteger más a las fuentes oficiales que a quienes divulgan los hechos o, peor aún, cuestionan el ejercicio del poder para ser así contrapeso a sus abusos –el símil es de este autor aunque por allí un periodista, oaxaqueño, ha pretendido su autoría; creo ser uno de los editorialistas más pirateados de México y en estado de indefensión en este terreno-.
Por desgracia, es cierto. Han sido más, muchas más, las palabras que los hechos. Dicen que calderón –siempre en minúsculas- a quien benefició con sus puentes y carreteras, construidas al vapor y con escasa seguridad, fue a los narcotraficantes que circulan por territorio michoacano, hoy zona de guerra aunque no lleguen los partes respectivos recogiendo el terror de los moradores desde Apatzingán hasta la costa, al puerto Lázaro Cárdenas, a donde confluye la cocaína que llega desde Colombia y Guatemala para completar la que ya se produce en México. ¿Casualidades?¿Qué pueden alegar los Fox, en su defensa, cuando se sabe que su templo faraónico, al lado de la heredad familiar de San Cristóbal, se construyó sobre lo que fue antes el mayor laboratorio de refinación de la coca en nuestro país?
¿Casualidades? De ser así, ¿cómo es que el hermano mayor de Ernesto Zedillo, Rodolfo –en apariencia hijo de otro padre-, fincó en The Dominium de San Antonio, Texas, precisamente comprando la residencia inmensa que perteneció… a Amado Carrillo Fuentes, el célebre “señor de los cielos” dado oficialmente por muerto en 1997 pero con constancias de su presencia posterior a esta “defunción” con excepcionales efectos mediáticos en un país que, como dijo el presidente chino Xi Jinping –mientras su esposa, la inteligente y atractiva Peng Liyuan, recorría las instalaciones de Televisa acompañada de “La Gaviota” que fue reina de aquellos foros; ellas se juntaron en sus predilecciones inocultables pues Angélica Rivera, para gloria de México vista como una de las “primeras damas” más bellas del planeta, ya insinuó que podría regresar al mundo de las telenovelas-, es “como el tequila añejo”. ¿Será por qué estremece todos los sentidos?¿O por qué su adicción puede causar cirrosis hepática? Eso fue lo que no aclaró el visitante antes de ir a soportar a los Obama y su pretendida creencia de ser los líderes “del mundo libre” con exclusión de China, naturalmente.
En algunas regiones del continente asiático, del profundo al que pocos tienen acceso, a los ladrones no se les castiga con prisión, porque la ausencia de libertad es observada como un flagelo mucho peor, sino que se les corta las manos. De proceder a cercenar los órganos materiales pero no los del espíritu –tiene mucho de filosofía el tema-, México estaría repleto de mancos como Álvaro Obregón quien, muy cerca de Celaya, perdió el brazo que fue introducido en una botella con formol hasta que se convirtió en un amasijo. Las reliquias civiles, por lo general, se esfuman porque, en el fondo, quienes las tratan no están muy convencidos de la grandeza de los protagonistas, máxime que ninguna revisión histórica se ha hecho para determinar un punto cercano al medio en el que los criminales no estuvieran exhumados al lado de sus víctimas como sucede, por ejemplo, en el Monumento a la Revolución en donde se viven todas las contradicciones imaginables: ¿sabían nuestros lectores que en el Museo inaugurado allí por Marcelo Ebrard hace poco más de dos años, con motivo del centenario claro, los “souvenirs” con mayores ventas son los que aluden a la figura del general Porfirio Díaz, es decir del causante de la cruenta guerra civil que se tradujo en dos millones de muertos. Al rato, las cadenitas de calderón serán impuestas a quienes quieren ser como él: espurio, de principio a fin, y con un retiro de lo más agradable con incursiones lesivas en México sin el menor agobio. ¿Por qué será que las mafias del crimen organizado lo respetan tanto?
Ya tenemos a un ex presidente convertido en empresario marihuanero y quien dice estar dispuesto a sembrar la cannavis sativa si se “legaliza”. Pero, ¿por qué el no se atrevió a suscribir una iniciativa al respecto durante su larga noche sexenal?¿Acaso por qué deseaba evitar la curiosidad sobre la propiedad limítrofe a la herencias familiar desde donde, forzosamente, se debían detectar las actividades anormales de los grandes cárteles fabricantes de la cocaína? Me suena esta interrogante de manera por demás natural considerando que, desde la lejana época de Luis Echeverría, el genocida exonerado a mansalva, todas las primeras familias, todas, han sido infiltradas por las grandes mafias del crimen organizado, específicamente relacionadas con el narcotráfico? Lo he dicho hasta el cansancio pero la “justicia” parece ignorar el hilo conductor para así proteger al símbolo presidencialista, superior a la ley y al estado de derecho por consiguiente, hasta la consumación de los siglos… porque sus herederos son también intocables como igualmente los vástagos de los clanes privilegiados, como los Hank o los Figueroa, de Guerrero, o tantos otros beneficiados por castigos mínimos por efecto de grandes ilícitos. Hablamos de matanzas, genocidios y traiciones que se convierten en fraudes electorales que venimos arrastrando a contracorriente de la democracia desde que tenemos uso de razón.
Quizá a eso se refería el presidente de China, quien debió haber tenido una noche tórrida en este México romántico con su Peng Liyuan –quien dice que París es la ciudad del amor es porque no ha tomado tequila, podría agregar-, cuando habló de los efectos del agave añejo. ¿O fue una indirecta a la “juventud” de nuestro presidente a quien le falta la experiencia para no ser asimilados por una garganta tan profunda como intrigante. Nos quedamos con la duda porque desde los tiempos del gran Mao-Tse-Tung –así me enseñaron a escribirlo en mi juventud y así lo quiero recordar-, los líderes chinos no dicen nada que no tenga una doble intención destinada a doblegar, intelectualmente, a sus contrapartes. ¿Estaría preparado Peña Nieto para eso?
Debate
México, tan subastado en materia de recursos naturales y engañado en cuanto a la explotación de los pozos petroleros en su mar patrimonial –por algo “desapareció” la Isla Bermeja para darle más millas de propiedad… a los Estados Unidos sobre los planos ajenos a la realidad-, no ha tenido más remedio que unirse comercialmente a las grandes potencias. En 1989, el año en el que cayó, al fin, el Muro de Berlín –faltaban once más para que cayera el muro priísta reconstruido en dos sexenios-, Carlos Salinas pretendió la ayuda de la comunidad europea en un momento en que la prioridad era, precisamente, asimilar la economía devastada de la llamada entonces Alemania Oriental; y volvió con las manos vacías, pero tan disgustado, que enseguida, en Palacio Nacional, anunció la posibilidad de crear un Mercomún de Norteamérica –así lo dijo- para luego dar cauce al Tratado de Libre Comercio a matacaballo.
Salinas dudaba, con razón, por las grandes asimetrías entre las potencias del norte y nuestro país. No le faltaba razón considerando la idea de que seguimos siendo su traspatio, tal y como dejó asentado, no hace mucho, el secretario del Departamento de Estado, John Forbes Kerry, al referirse a los países al sur de sus fronteras. Lo mismo dijo, hace años, Adolfo Aguilar Zínser quien fue cesado por eso en su condición de embajador ante las Naciones Unidas. Puras hipocresías.
Al “asaltarnos” hoy, con fuerza inusitada, el gran gigante de Asia, China, cuyas empresas tanto desea invertir a las puertas de la Unión Americana, México está en un dilema serio porque los Estados Unidos no cederán terreno o tratarán de evitarlo hasta las últimas consecuencias. Y tienen como pretexto la violencia y la operatividad, cada vez mayor, del narcotráfico para doblegarnos con presiones militares e incluso económicas. Está dicho.
La Anécdota
Por cierto, estuvimos a punto de librarnos de un secretario de Estado bastante inútil. Cuando la comitiva del presidente chino abandonó México, alguno de sus guardias tomó del brazo a Miguel Ángel Osorio Chong, cuya fisonomía es muy parecida a la del matrimonio Jinping, para conducirlo al avión del mandatario visitante. Osorio Chongn, desde luego, debió explicar que era un “ministro” mexicano.
Pobre China si se lo hubiera levado. ¿Qué hubiese hecho con él?¿Nombrarlo guardián de la otrora “ciudad sagrada” en Beijing? Se vería bien con el uniforme de guía de turistas…con Claudia Ruiz Massieu como ayudante para llevar por los extensos palacios a los turistas.
Todo es broma, ¿eh?
– – – – – – – – – – – – – – – –
E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com
MÉXICO VUELVE A ESTAR EN LA MIRA, LO MISMO CUANDO EL LACERANTE ADOLFO HITLER, CON DESPRECIO, HABLÓ DE QUE ESTE PAÍS ESTABA SEÑALADO A SER UNA GRAN POTENCIA… SIEMPRE Y CUANDO LA ADMINISTRARAN LOS ALEMANES CON SUPERIORIDAD GENÉTICA, CLARO. ES DECIR, SIN MEXICANOS. OJALÁ TAL NO SEA EL SENTIMIENTO DE LA CARISMÁTICA PAREJA PRESIDENCIAL DE LA SIEMPRE ENIGMÁTICA POTENCIA DEL LEJANO ORIENTE.

Comentarios con Facebook