Tikal, testigo del tiempo en Guatemala

Tikal-Guatemala4-Temple-11

Tikal-Guatemala4-Temple-11

Guatemala, 14 jun (PL) Tikal, uno de los cinco mil sitios arqueológicos de Guatemala, ha sido testigo del tiempo y del aporte de los mayas al urbanismo en Mesoamérica.

Esa urbe será la protagonista del documental Tikal, la Ciudad Eterna, que se presentará hoy en la Universidad Francisco Marroquín, sede hasta el domingo próximo de la VI Convención Mundial de Arqueología Maya.

Según el programa del evento, varios expertos dictarán conferencias sobre la biodiversidad de los complejos urbanísticos milenarios erigidos por los mayas, y presentarán los descubrimientos arqueológicos más recientes.

Tikal, 555 kilómetros al norte de esta capital, fue noticia a fines de diciembre del 2012, cuando acaparó la atención de los medios informativos durante el cambio de era profetizado por aquella adelantada civilización.

En ese entonces, se pudo captar allí el último atardecer de una época de cinco mil 125 años que ya concluyó, según las escrituras de la ancestral cultura.

Centenares de individuos, tanto nacionales como extranjeros, acamparon en carpas o bajo el sereno de la noche y la madrugada del 20 y 21 de diciembre, respectivamente, entre los vestigios del Templo I (El Gran Jaguar) y II (Las Máscaras)de Tikal para esperar el alba del nuevo ciclo.

La historia recoge que la arquitectura monumental de ese lugar data del siglo IV antes de nuestra era y alcanzó su máximo esplendor durante el período clásico, entre el año 200 y 900 de nuestra era.

En ese lapso, la metrópoli dominó gran parte de la región maya en el ámbito político, económico y militar.

Respecto al origen del nombre de esa localidad, se cuenta que en idioma maya yucateco significa “en el pozo de agua”, mientras en maya itzá la definición es “lugar de las voces” o “lugar de las lenguas”.

En 1979, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura declaró a ese Parque Nacional como Patrimonio de la Humanidad.

Comentarios con Facebook