Protestas buscan sabotear negociaciones con kurdos, afirma Erdogan

946797e750c5c749a45963bdc411168d_article

Ankara, 23 jun (PL) Un reciente atentado en la localidad de Reyhanh y las manifestaciones antigubernamentales de hace tres semanas buscan sabotear las negociaciones de paz con los kurdos, estimó hoy el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan.

Desde enero pasado, el gobierno de Erdogan tantea posibilidades de poner fin al conflicto de casi tres décadas entre las fuerzas armadas turcas y la guerrilla del ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán.

Al hablar ante miles de afiliados de su Partido Justicia y Desarrollo (AKP) en Samsun, en la costa del Mar Negro, Erdogan consideró que el ataque dinamitero, con saldo de 53 muertos, y las protestas son parte de una estrategia de ciertos círculos políticos.

El jefe de Gobierno llegó, incluso, a comparar las demostraciones en más de medio centenar de ciudades en este país con las protestas en Brasil, al estimar que se trata de un mismo complot.

Los símbolos, las pancartas, los twitter empleados, la cobertura mediática internacional son muy similares en ambos casos, opinó.

Fuerzas antimotines dispersaron en las últimas horas una protesta pacifica, mediante el uso de gases lacrimógenos y cañones de agua, en la Plaza Taksim, en el centro de Estambul, a donde miles de personas acudieron a depositar claveles rojos.

Las flores estaban dedicadas a los cuatro muertos, reconocidos por el Gobierno, y cientos de heridos registrados en esta nación desde que el pasado 31 de mayo la policía arremetió contra una marcha pacífica en rechazo a la urbanización del parque Gezi.

En el sureño barrio de Dikmen, en las afueras de esta urbe, policías y manifestantes protagonizaron una batalla campal, en la que los segundos lanzaron adoquines para impedir las eliminación de barricadas en esa zona, indicó el diario Hurriyet Daily News.

Mientras, en la ciudad de Esmirna, donde también ocurrieron enfrentamientos en los últimos días, las autoridades decretaron prisión preventiva para 13 participantes en los disturbios, acusados de dañar la propiedad pública y pertenecer a grupos terroristas.

Hurriyet señala, además, que un millar de policías presentó su renuncia ante la Dirección de Seguridad de Estambul, en protesta por el aplazamiento indefinido de sus vacaciones anuales y en medio de denuncias de jornadas laborales de 20 horas seguidas.

Comentarios con Facebook