Presidente empujará reforma migratoria en EE.UU.

Washington, 24 jun (PL) El presidente Barack Obama hablará hoy sobre la reforma migratoria y su impacto en la economía de Estados Unidos, como parte de sus esfuerzos para promover y captar apoyo a esa legislación.

Obama sostendrá un encuentro con un grupo de empresarios, un sector que pudiera ser decisivo en apoyar el cambio de las leyes migratorias por los beneficios que esta les aportará en cuanto a fondos, contratos y mano de obra.

Sobre el asunto, destaca un informe del centro de estudios Heritage Foundation al asegurar que de aprobarse esa ley en el Congreso su aplicación costaría a los contribuyentes 6,3 billones de dólares, una suma astronómica.

Sin embargo, la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) estima que si la reforma migratoria fuera promulgada generará cambios en ingresos fiscales que reducirán el déficit federal en 197 mil millones de dólares durante el periodo 2014-2023.

Esa dependencia asegura que la aplicación de la ley tendrá un costo de 22 mil millones de dólares durante el mismo periodo y generará ahorros netos de 175 mil millones de dólares.

En su estudio la CBO asegura que la normativa agregará 459 mil millones a las arcas del país, aunque implicará gastos por 262 mil millones.

Sin embargo, pese a existir un renovado optimismo en el Senado, hay un creciente escepticismo de que la Cámara de Representantes, dominada por los republicanos, acepte un camino a la reforma que incluya uno hacia la ciudadanía.

Las maniobras del mandatario para apoyar el avance de la norma, considerada una prioridad para su segundo periodo al frente de la Casa Blanca, coinciden con un intento del Senado de aprobar hoy iniciativas para reformar la ley, las cuales crean contradicciones entre demócratas, republicanos y organizaciones por inmigrantes.

La primera prueba será un voto de procedimiento sobre un acuerdo por escrito por los senadores republicanos Robert Corker, de Tennessee, y John Hoeven, de Dakota del Norte, que fija hasta 20 mil el número de agentes en la frontera, aumentar la tecnología y una ampliación del vallado a lo largo de la frontera con México.

El proceso de reforma se mantiene todavía bajo la amenaza de colapsar a causa de desacuerdos en el mismo Senado y más aún en la Cámara baja, donde los legisladores insisten en fraccionar la reforma integral en leyes por separado y se oponen a conceder un camino a la ciudadanía a los sin papales.

Esta semana se esperan votaciones decisivas en el Congreso, que de avanzar permitirán al Senado pronunciarse sobre el proyecto S.744 antes del 4 de julio.

Comentarios con Facebook