Copa Confederaciones: España, contundente pero sin bombo

Brasil-2013

Brasil-2013

 

Río de Janeiro, 25 jun (PL) Hacía mucho tiempo que la selección española de fútbol no viajaba con su integrante número 24, el célebre Manolo “El del Bombo”.

Nacido Manolo Cáceres hace 64 años en Ciudad Real, perdió su nombre cuando decidió salir con un bombo a cuestas a apoyar a la llamada La Roja, lo mismo en torneos oficiales que en partidos amistosos.

Y vale recordar que esto no empezó ahora que España dicta las reglas del fútbol mundial, sino desde la época en que los ibéricos acumulaban fracaso tras fracaso, pese a tener una de las mejores nóminas en todos los certámenes.

Sin embargo, Manolo no pudo hacer el viaje a Brasil para apoyar a los europeos en la Copa Confederaciones, y ha sido raro ver jugar a la selección española sin la animación de su fan número uno.

Millones de kilómetros ha recorrido este valenciano durante toda su vida con su instrumento a cuestas para animar a La Roja, incluso poniendo en riesgo su economía, su familia y hasta su salud.

Sin embargo, quizás la crisis pudo más esta vez o una normativa nueva de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) que regula mucho más la seguridad en los estadios.

Según la norma, está prohibida la entrada de “objetos que puedan distraer la atención de los jugadores o árbitros, así como objetos que produzcan un nivel excesivo de ruido”, y aquí pudo haber entrado el instrumento de Manolo.

Como se ve, todo queda al criterio de quien debe decidir, por eso me inclino más a un problema económico, que de esos le han sobrado al “músico” en sus andares y desandares detrás de sus compatriotas, y además, la normativa no estaba vigente en la anterior Copa, y tampoco fue.

Colectas entre amigos, patrocinios parciales y hasta la colaboración de la propia Federación española ha necesitado el valenciano, cuyos ingresos por un bar que regentea en las inmediaciones del estadio Mestalla le son insuficientes.

Ahora es mucho más conocido que cuando saltó a la palestra pública en el Mundial de España-1982, y hasta cumplió su gran sueño de ver al equipo coronarse en un certamen del orbe.

Estuvo también en la Eurocopa de Ucrania/Polonia-2012, pero los tiempos no están como para seguir en esos trotes, y la Confederaciones no contará con el pintoresco acompañante.

Por suerte para él y para España, al menos sobre el campo los jugadores no parecen necesitar tanto sus redobles. Pero se le extraña, claro que se le extraña.

Comentarios con Facebook