LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Senado de EE.UU. avala polémica enmienda a reforma migratoria

4778062w

4778062w

 

Washington, (PL) El Senado de Estados Unidos aprobó hoy una polémica enmienda -considerada la tabla de salvación del proyecto de ley migratoria- que permitirá militarizar y elevar los costos de vigilancia en la frontera con México.

Los legisladores dieron luz verde a la propuesta republicana con una votación 66-26 y abrieron paso así a la votación final de la legislación, que debe ayudar a normalizar la situación de al menos 11 millones de extranjeros sin papeles.

La enmienda sobre seguridad fronteriza fue presentada por los senadores John Hoeven y Bob Corker y establece un llamado plan de refuerzo que incluye duplicar los 20 mil agentes federales, construir un muro limítrofe y adquirir equipos sofisticados como helicópteros, radares y aviones no tripulados (drones).

Solo la contratación de los guardias requerirá un presupuesto de 30 mil millones de dólares.

Agrupaciones civiles critican esas disposiciones y la califican como una estrategia republicana excesivamente costosa para ganar puntos a su favor y endurecer el control en la frontera.

Muchas organizaciones también temen que esa normativa tenga un efecto negativo en las comunidades limítrofes, donde la mayoría de la población es latina.

Más temprano, el presidente Barack Obama exhortó al Senado aprobar la reforma migratoria pronto, al insistir en que la iniciativa contribuirá al crecimiento de la economía y la creación de empleos en Estados Unidos, aún bajo los impactos de la crisis financiera.

“Insto al Senado a que someta esto (la reforma) al voto en el pleno (â��) para que luego podamos pasar a la Cámara de Representantes y completarlo antes del receso” de agosto, dijo Obama antes de recibir en la Casa Blanca a ejecutivos y empresarios para hablar sobre ese tema.

La Cámara alta prevé pronunciarse de forma definitiva el jueves próximo.

Obama mencionó el tema migratorio entre las prioridades de su segundo mandato en un intento por contentar a sectores como el hispano, la mayor minoría étnica del país y que le concedió un amplio apoyo en las urnas durante la votación de noviembre.

El dignatario incumplió con una promesa similar hecha durante su primera gestión, cuando fueron deportados más de un millón y medio de indocumentados y se incrementaron los programas federales que incentivan la discriminación por perfil racial, como el de comunidades seguras.

Comentarios con Facebook