Estambul-2020: las dos caras de una candidatura olímpica

estambulmain

estambulmain

 

Estambul(PL).-Estambul, ciudad milenaria, cuna de grandes civilizaciones, es una de las tres finalistas en la carrera por albergar los Juegos Olímpicos de 2020, aunque su candidatura está amenazada por la desidia popular y la convulsa situación política.

En exclusiva con Prensa Latina, Cenk Alacam, editor jefe de deportes del diario local El Sol, destacó que “económicamente, Turquía tiene buenas oportunidades de albergar las Olimpiadas de 2020, pero la mayor parte de la población no desea el triunfo de Estambul por muchos factores: a causa de la pobreza, el desempleo creciente y la destrucción natural”.

Durante la última visita del Comité Olímpico Internacional (COI), los inspectores quedaron maravillados por las posibilidades que brinda Estambul, como urbe de una riqueza histórica excepcional, además de mencionar el prosupuesto billonario con que cuenta para cuestiones de infraestructura.

Luego de cuatro intentos fallidos, Estambul va a por todas en pos de organizar esos Juegos, sobre todo si miramos que pone 19.2 billones de dólares sobre el tapete, contra 1.9 de Madrid y 4.9 de Tokio, las otras dos urbes finalistas en la carrera por la sede.

Craig Reedje, vicepresidente del COI, aseguró haber quedado “emocionado por el fuerte apoyo gubernamental y empresarial” a Estambul-2020, mientras Gilbert Filli, director ejecutivo de la entidad olímpica, exaltó el desarrollo que alcanzará la ciudad con esas inversiones en trenes, carreteras e infraestructura hotelera.

Pero a toda esta pirotecnia para edulcorar las voluntades del COI se le desmarca el sentimiento popular. Mucha gente se lanza cotidianamente a las calles de Estambul (como hacía décadas no sucedía) para protestar contra el gobierno del primer ministro Recep Tayyp Erdogan y su gestión política.

Los planes del Gobierno del partido AKP (Partido por la Justicia y el Desarrollo), de Erdogan, “crearán una destrucción natural irreversible, por ejemplo con la construcción de un estadio entre Haydarpasa y Harem, una zona ecológica costera”, advirtió Alacam.

Además, el AKP evita mencionar qué sucederá con la histórica estación de trenes de Haydarpasa, aunque a nadie puede sorprenderle que se abriera al capital doméstico y extranjero, explicó el directivo del diario El Sol, con asiento en la parte asiática de Estambul, específicamente en Yeni Sahra.

También pretende destruir el bosque Belgrado, y eso para Estambul sería fatal, pues tiene una muy baja tasa verde, por lo que cada árbol tiene un gran valor ecológico y para las personas, aunque no para los inversores o la clase dominante, agregó.

Gran parte de las manifestaciones de las últimas semanas en Estambul explotaron debido a la construcción de un centro comercial en el parque Gezi de la plaza Taksim, hecho que motivó un gran descontento popular y desmoralizó aún más al gobierno de Erdogan.

Según el punto de vista de Alacam, el pueblo de Turquía no quiere las Olimpiadas aquí. Todos esos miles de millones de dólares necesitan ser invertidos en todas partes, no solo infraestructura. Hay que fomentar la educación, la sanidad, bajar las tasas de desempleo, la gente quiere ese dinero en oportunidades de trabajo.

Esta será la quinta ocasión que Estambul opte por la sede de unos Juegos Olímpicos y posiblemente sea cuando más posibilidades tenga de conquistar ese propósito, aunque para ello deberá esperar hasta el 7 de septiembre, día señalado para revelar la ciudad ganadora, durante la 125 Sesión Ordinaria del COI, en Buenos Aires, Argentina.

Deportivamente hablando

Estambul -antigua Constantinopla- en especial y Turquía en general han organizado varias competencias internacionales de primer nivel en los últimos años, para ganar prestigio realizador y reducir la desventaja en esa área respecto a las otras dos candidatas.

Hoy día, la XIX Copa Mundial de fútbol sub-20 se celebra en siete ciudades turcas, entre ellas Estambul, un hecho histórico de gran magnitud, ya que hablamos de la primera competencia FIFA en ese país, epicentro del comercio mundial por su privilegiada situación geográfica.

Es la primera competición FIFA en Turquía y nuestras expectativas son altas, estamos seguros de que será un gran certamen. He animado al primer ministro para que Turquía use esta Copa Mundial Sub-20 como escaparate internacional para la candidatura de Estambul a los Juegos Olímpicos de 2020, expresó recientemente el suizo Joseph Blatter, presidente de la entidad futbolera.

Anteriormente, Estambul organizó en 2005 la gran final de la Liga de Campeones de fútbol de Europa, desde ese mismo año y hasta 2011 albergó una parada del Mundial de Fórmula Uno, y en 2010 fue sede del Campeonato del orbe de Baloncesto, que ganó Estados Unidos con Lebron James y Kobe Bryant como figuras.

Además de estos certámenes, Estambul también trajo en 2012 los mundiales de natación, en piscina de curso corto, y de atletismo bajo techo, los dos deportes que más medallas otorgan en unos Juegos Olímpicos, en lo que sugiere una campaña escrupulosa con un fin muy claro: ganar la sede olímpica de 2020.

Comentarios con Facebook