Semana de reveses para el conservadurismo republicano en EE.UU.

eua_capitolio_bandera

 

Washington, 29 jun (PL) El Partido Republicano, en la oposición desde 2009, sufrió esta semana tres sucesivas derrotas políticas que fueron interpretadas como señales de alerta para la base electoral conservadora.

A pesar de la presión del gobernador y excandidato presidencial Rick Perry, en la legislatura estadual de Texas fracasó un proyecto de ley que buscaba prohibir el aborto al menos en el meridional territorio estadounidense.

El debate parlamentario terminó en un caos en la madrugada del miércoles después de que la senadora Wendy Davis tomó la palabra en la tarde del martes y habló durante 10 horas seguidas para boicotear la votación.

La enmienda pretendía desautorizar las interrupciones de embarazos luego de las 20 semanas de gestación y hubiera provocado la clausura de media docena de clínicas en el sureño estado.

También el miércoles, con una votación dividida, la Suprema Corte de Justicia (SCJ) dictaminó que el matrimonio entre individuos de un mismo sexo es un acto lícito y debe recibir los mismos beneficios que el tradicional.

El veredicto de cinco votos a favor y cuatro negativos dejó sin efecto varios acápites del Acta para la Defensa del Matrimonio, refrendada en 1996, y respaldó a 12 estados que ya promovían las polémicas uniones civiles.

La decisión significó un revés para los conservadores religiosos y líderes republicanos que durante décadas se han opuesto a modificar el concepto del casamiento ortodoxo con argumentos bíblicos o relacionados con la educación infantil.

Al difundir el fallo, la SCJ aclaró que el dictamen no afectará la soberanía ni la jurisdicción de 36 estados que prohíben el matrimonio homosexual, y por ende el acto puede continuar desautorizado en esos departamentos de Estados Unidos.

Otra apuesta republicana que naufragó en el Senado fue la invalidación de un proyecto de reforma migratoria, luego de que la iniciativa fue certificada por una mayoría de 68 legisladores de ambos principales gremios políticos norteamericanos.

El hemiciclo dejó la controversia en manos de la Cámara de Representantes (liderada por republicanos), que tendrá que escoger ahora entre autorizar la ley o enfrentarse a la represalia electoral de la gran comunidad hispana: 50 millones en este país.

Incluso algunos analistas observan en otra decisión de la Corte sobre el Acta de Derechos del Votante (ADV) un nuevo reto para la comunidad conservadora porque la resolución representó indirectamente un reconocimiento tácito de la capacidad electoral de las minorías étnicas.

El día 25 el máximo tribunal inhabilitó un artículo del ADV relacionado con el chequeo judicial para evitar eventuales procedimientos racistas en comicios generales.

Con una votación de cinco contra cuatro, la SCJ desactivó un acápite de la legislación según el cual el Departamento de Justicia estaba obligado a identificar los estados que requieren una mayor supervisión federal. En las pasadas votaciones presidenciales, el mandatario Barack Obama ganó con un conteo popular de 65,9 millones de boletas (51,1 por ciento) mientras que su rival republicano Mitt Romney obtuvo 60,9 millones (47,2 por ciento).

Las consultas generales de 2012 en Estados Unidos concluyeron con la reelección de Obama y una tendencia que representó puntos negativos para el conservadurismo republicano además del despunte de un llamado liberalismo social.

La evolución en la opinión pública fue inducida por una masiva influencia de votantes jóvenes, las conclusiones de las urnas significaron un gran cambio en la sociedad estadounidense al parecer no previsto por los republicanos, comentó el analista político Eric Wright.

Comentarios con Facebook