Brasil se ratifica como el Rey de la Confederaciones

imagen-1721482-sdarc-6171276

 

Río de Janeiro, 30 jun (PL) Brasil conquistó hoy a domicilio la Copa Confederaciones de fútbol de 2013 al golear 3-0 a España en un pleito que dominaron a placer.

Los locales salieron rápido por dar la sorpresa, y lo consiguieron antes de consumarse dos minutos de juego en una jugada enredada.

Hulk centró desde la derecha, la defensa española no logró despejar el balón y, desde el suelo, Fred empujó la pelota hasta el fondo del arco.

Brasil presionaba a España en el centro del campo y no le dejaba tener posesión ni desarrollar el tiqui-taca; luego de los primeros 15 minutos, los anfitriones tenían 56 por ciento de posesión, por 44 los visitantes.

A los 32 Fred tuvo el segundo en sus botines gracias a un gran pase de Neymar, pero falló ante Iker Casillas.

Los ibéricos poco a poco fueron asentándose sobre el césped del majestuoso Maracaná, sobrevolado por dos helicópteros constantemente durante todo el domingo, y al 35 ya tenían una posesión de 56 por ciento.

Como consecuencia, llegaron oportunidades, y la más clara la tuvo Pedro Rodríguez al 41, en un lindo contraataque junto a Juan Mata, pero luego que el delantero del Barcelona batió a Julio Cesar, David Luiz sacó la pelota sobre la línea de meta.

Un viejo adagio futbolero dice que cuando no anotas, te anotan, y así sucedió, porque Brasil no perdonó la otra que tuvo a continuación.

Corría el minuto 44, y Neymar soltó un fusilazo con la zurda que no pudo atajar Casillas, para capitalizar un pase de tres dedos de Oscar.

Las tribunas del Maracaná no podían aguantar más y estallaron al grito que habían ensayado en las jornadas anteriores: oe, oe, oe, oe, Neymar, Neymar. El ídolo de la torcida local volvía a aupar a los suyos.

Luego de un primer tiempo brillante, los europeos pensaron que en el segundo la Canarinha iba a aflojar, pero de eso nada, en el mismo 47 Fred puso el 3-0, esta vez entrando solo por la izquierda y cruzando el balón al poste contrario.

Un momento clave del partido llegó al minuto 54, cuando Marcelo cometió una falta infantil sobre Jesús Navas y fue decretado el penal.

Sorpresivamente fue Sergio Ramos quien pidió ejecutar la pena máxima y su tiro salió desviado. Ese pudo ser el punto de inflexión, pero no lo fue.

En el resto del encuentro, España solamente tuvo otras dos oportunidades claras, ambas para David Villa, mientras que Brasil tuvo el doble, también sin éxito.

Con este Maracanazo al revés, los auriverdes frenaron la racha de 29 encuentros oficiales consecutivos sin perder de sus rivales, un récord mundial, y llegaron a cuatro títulos de Confederaciones, máximos ganadores.

Comentarios con Facebook