Religiones

CIUDAD DE MÉXICO, México, (N22).- 
El siglo XXI inició de forma violenta con un ataque terrorista contra el hito del poder financiero de los Estados Unidos de Norteamérica fue presenciado en directo y sin cortes comerciales por millones de personas alrededor del orbe.
Mientras se desplomaban las Torres Gemelas iniciaba un proceso que ponía fin a las olas democratizadoras propuestas por Samuel Huntintong y posicionaba en primer plano las teorías del choque de civilizaciones. Tras el 11 de septiembre la atención, logística y el odio se concentraban en los hombres barbados del medio oriente que además de no ser como nosotros tenían una religión distinta regida por un dios cruel.
Para tratar de entender lo anterior y mostrar de qué forma la religión es un elemento central en el análisis mundial se realizó los días 19 y 20 del mes de mayo de 2011 el Coloquio Religión y Relaciones Internacionales en El Colegio de México. Algunas de las ponencias han sido recopiladas y editadas por Mario Arriagada Cuadriello y Marta Tawil Kuri en el libro El fin de un sueño secular. Religión y relaciones internacionales en el cambio de siglo (El Colegio de México, 2013, pp. 176).
En la introducción al texto los editores señalan que: “Hasta hace muy poco, los estudiosos de las relaciones internacionales contemporáneas pocas veces consideraban la religión como una variable independiente, como un fenómeno autónomo con incidencia directa en el sistema internacional y en sus principales elementos constitutivos”. (p. 11).
El objetivo del libro es: “presentar argumentos y casos de cómo y por qué hoy, a principios del siglo XXI, la religión vuele a aparecer en el centro de la escena —y el debate— internacional” (p. 12), y “reflexionar acerca de la relevancia de la religión en algunos de los debates contemporáneos de las relaciones internacionales y subrayar el potencial explicativo de este factor tantas veces olvidado” (p.14).
Para Arriagada y Tawil la importancia de la religión en los debates sobre asuntos internacionales se ha manifestado en tres espacios específicos:
1) La noción de las relaciones internacionales ha dejado de ser exclusivamente intergubernamental y se ha ampliado al conjunto de relaciones transnacionales que ocurren entre actores estatales y no estatales;
2) En el mundo han ido floreciendo regímenes respetuosos de las libertades individuales, donde los mapas religiosos de cada país son cada vez más diversos y menos regulados desde el poder político, y
3) Un mundo multipolar en el que los riesgos pueden venir de muchos lugares, sobre todo donde la multipolaridad crea áreas de influencia fragmentadas, superpuestas e inestables.
En el texto encontramos siete ensayos en los que se encuentran reflejados los temas de discusión del coloquio a saber: la teoría de la secularización y sus límites explicativos (Elizabeth Hund); la Iglesia católica como actor transnacional (Mario Arriagada); migración y la religión (Luis Lugo); la diversidad religiosa (Miguel Lisbona y Jean Pierre Bastian); el islamismo y la seguridad internacional (Richard G. Kraince y James Piscatori).
Los autores hacen uso de diversas herramientas metodológicas (estadística, economía, sociología) para que el lector pueda realizar análisis más amplio de la actualidad de la religión y su impacto real en las relaciones entre individuos, comunidades y países. (Por Pedro Sánchez)

Comentarios con Facebook