Partido conservador francés busca solucionar grave crisis financiera

logo-ump

París, 8 jul (PL) La conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP) realizará hoy un consejo de dirección extraordinario para buscar soluciones a la grave crisis financiera que amenaza su existencia como segunda fuerza política de Francia.
El grupo formado en 2002 para apoyar la candidatura de Jacques Chirac llevó también al Palacio del Elíseo a Nicolás Sarkozy (2007-2012), y llegó a ser el partido con mayor número de afiliados y funcionarios electos del país.
Sin embargo las derrotas sufridas en los comicios presidenciales y legislativos del año pasado y el fiasco en las elecciones internas para designar un nuevo líder estuvieron a punto de causar la ruptura de la agrupación y provocaron una masiva renuncia de adherentes.
Si bien la UMP asegura contar con unos 325 mil miembros, el número de quienes pagan su cotización es mucho menor, lo que le ha provocado un serio desbalance financiero.
En la actualidad las deudas acumuladas por ese partido suman unos 55 millones de euros y la situación se agravó cuando el Tribunal Constitucional rechazó las cuentas de campaña de 2012 de Sarkozy, acusado de utilizar fondos públicos para pagar varias giras proselitistas.
La medida implica que la UMP no recibirá unos 10 millones de euros correspondientes a la subvención que el Estado hace a los partidos para compensar una parte de su inversión en los procesos electorales.
Tras conocerse la decisión de esa corte el presidente en funciones de la organización, Jean-François Copé, lanzó un llamado a una colecta nacional para reforzar las cajas y enfrentar la ya inminente campaña para las elecciones municipales de marzo de 2014.
La tesorera de la entidad, Catherine Vautrin, dijo este lunes que en cuatro días se recibieron dos millones 100 mil euros de donaciones, una cifra elevada pero aún insuficiente para resolver la situación.
Otras medidas de urgencia se analizarán durante el consejo extraordinario, en el cual participará Sarkozy quien pondrá fin a su retiro de la vida política anunciado cuando perdió los comicios frente al actual gobernante, François Hollande, del Partido Socialista.
La UMP ya renunció a las tradicionales reuniones de verano para ahorrar dinero y posiblemente despedirá a una parte de sus empleados en todas las sedes del país con el propósito de disminuir sus gastos.

Comentarios con Facebook