Final inédita en Copa Libertadores de América

atletico_mineiro_football_team_poses_for_a_picture_before_the_start_of_the_copa_libertadores_2012_group_3_football_match_against_argentinas_arsenal_fc

Buenos Aires (PL).- El club paraguayo Olimpia, triple campeón continental, y el efusivo once brasileño Atlético Mineiro, que busca hacer historia, escenificarán una final inédita en la Copa Libertadores de América.
El equipo guaraní ha probado tres veces el dulce néctar de la victoria en estas citas regionales, inauguradas en 1960.
En cambio, la escuadra blanquinegra de Belo Horizonte accede con mucho mérito por primera vez a la disputa del torneo internacional de mayor renombre en las Américas.
El once que hoy lidera Ronaldihno Gaúcho y dirige Alexi Stival, mejor conocido como ‘Cuca’, ni siquiera había alcanzado los cuartos de final de la justa continental en su historia.
Olimpia, con más historia, fue el primer finalista de la edición 2013 de la Copa Libertadores, al superar por diferencia de goles al club colombiano Santa Fé, a quien venció 2-0 en Asunción en el partido de ida, aunque después perdió 0-1, en la vuelta en Bogotá.
Los guaraníes se consagraron campeones en 1979 con victoria sobre el emblemático Boca Juniors de Argentina, en 1999 con éxito ante el ecuatoriano Barcelona, y en 2002 con triunfo frente a Sao Caetano, de Brasil.
Olimpia fue además finalista en 1989, cuando cedió bajo el entonces inspirado Atlético Nacional, de Colombia.
El Decano o Rey de Copas, como se lo conoce popularmente en Paraguay, es la institución más laureada del balompié en ese país, con 39 coronas de Primera División en su haber.
Ostenta además una marca imbatible hasta la fecha, consistente en la consecución de seis títulos absolutos de manera sucesiva, logrados de 1978 a 1983, lo que lo convierte en el único hexacampeón del fútbol guaraní.

MINEIRO Y SU HISTÔRICA REMONTADA

El equipo que dirige hoy Hugo Almeida ahora se las verá con un colectivo que si bien tiene ausencia de títulos en su estantería, incluso en los torneos nacionales, por sus filas han pasado ilustres de la historia futbolística brasileña.
Atlético Mineiro, creado en 1908, apenas ganó un título a nivel nacional, pero sus grandes jugadores han hecho al once más seguido en el estado de Minas Gerais un referente inequívoco del “jogo bonito”.
A nivel regional, es el conjunto protagonista por excelencia en los certámenes del estado de Minas Gerais, en los que ha conseguido 42 campeonatos, siete más que Cruzeiro, su archirrival histórico.
Pero ese dominio regional no lo ha podido traducir a escala nacional, y tan solo se coronó campeón del “Brasileirao” en 1971,  más cuatro sucampeonatos a ese nivel, el último en 2012.
A nivel internacional tan solo se tituló dos veces en la desaparecida Copa Conmebol.
Más allá de triunfos y de coronas ausentes, el mayor orgullo de Atlético Mineiro son las estrellas que vistieron su camiseta blanquinegra.
Por las filas de “O Galo”, como se le conoce popularmente, pasaron ilustres como José Reinaldo de Lima, Dadá Maravilha, Mario de Castro, Toninho Cerezo, un mediocampista ideal, y el arquero Claudio Taffarel, quien se coronó campeón mundial en Estados Unidos-1994.
Hoy tiene a una estrella en descenso, Ronaldinho, pero con oficio y maldad suficientes, más certera habilidad que le queda, y retoños nuevos como Jo, Tardelli y Bernard, que vistieron la camiseta de la “canarinha”, titular en la reciente Copa Confederaciones.
Atlético Mineiro venció en la semifinal al club argentino Newellâ€Ös Old Boys, que buscaba su tercera final en Copas Libertadores, en ambas fue subcampeón, en 1988 perdió ante Nacional, de Uruguay, y en 1992 perdió ante Sao Paolo, de Brasil.
El once rosarino venció en la ida 2-0, pero en la vuelta los brasileños los emularon 2-0 al concluir el tiempo reglamentario, y tuvieron entonces que definir en tiros penales.
Milton Casco falló un gol casi hecho que hubiese marcado el 1-1 y quizás hubiera evitado la histórica remontada del Mineirao.
La presión maniató a ambas formaciones en el bullicioso estadio de Belo Horizonte; con la disputa empatada a dos y dos fallidos penales consecutivos por los dos bandos, Ronaldinho consagró su habilidad para el definitivo 3-2 a favor de “O Galo”.
En la definición desde los 12 pasos brilló el portero Victor, quien repitió su actuación de la victoria ante el Tijuana de México en la fase anterior, cuando atajó un penal en los descuentos.
Ahora, cuando Atlético vencía la tanda de penales por 3-2, el arquero brasileño defendió el disparo del astro Maxi Rodríguez, quinto a tirar por su equipo, haciendo estallar la fiesta en el estadio Independencia.
Ahora el partido de ida será el próximo miércoles 17 en Asunción, y el definitorio siete días después en suelo brasileño.

Comentarios con Facebook