Medea Benjamin, una activista estadounidense decidida por la paz

Medea Benjamin, una activista estadounidense decidida por la paz

La Habana (PL) Cofundadora del grupo pacifista Code Pink y de la organización de derechos humanos Global Exchange, la estadounidense Medea Benjamin es de esas mujeres siempre inmersa en un nuevo objetivo de lucha.
El pasado mes de mayo, su nombre se robó infinidad de despachos noticiosos cuando de forma intempestiva interrumpió el discurso sobre antiterrorismo del presidente Barack Obama en la National Defense University, en Washington, y reclamó el cierre de la cárcel de Guantánamo, al este de Cuba.
Candidata al senado de California en el año 2000 por el Partido Verde, cuando nació en 1952 le pusieron Susan, pero después, al paso del tiempo, ella decidió adoptar el mitológico Medea, para los griegos hija de Eetes, rey de la Cólquida.
Residente en San Francisco, autora de tres libros sobre Cuba, donde vivió de forma temporal, Benjamin dijo al responder vía electrónica un cuestionario de Prensa Latina que es “una soñadora, activista decidida por la paz, la justicia y los derechos civiles”, a quien también le gusta reir, cantar, bailar y pintar.
Amante de la música cubana, como pintora admite que imita el sorprendente estilo primitivo del reconocido artista cubano de las artes plásticas Manuel Mendive (La Habana, 1944).
La alimentación forzosa a los presos en huelga de hambre en la cárcel de Estados Unidos en Guantánamo, es una violación descarada y brutal de los derechos humanos básicos, afirmó Benjamin, al ofrecer sus primeros comentarios.
En la prisión militar, instalada en la base militar ubicada en una porción de territorio usurpado a la isla caribeña contra la voluntad de su pueblo y gobierno, hay confinados 166 sospechosos de terrorismo hace más de una década, de ellos 103 están en ayuno desde el pasado 6 de febrero, y de esa cifra 45 son alimentados a la fuerza.

¿Qué opinas sobr el compromiso de Obama de cerrar la cárcel de Guantánamo?
El presidente hizo campaña con clausurar Guantánamo y, desde entonces, ha repetido en varias ocasiones su deseo de ver cerrada la prisión.
Pero sus acciones no han honrado sus palabras. No ha usado la facultad, investida por el Congreso, que le permitiría repatriar a los detenidos sobre una base individual si fuera del interés de la seguridad nacional.
Es, definitivamente, del interés de la seguridad nacional que Obama levante su autoimpuesta moratoria y ponga en vigor la facultad antes que una muerte conlleve a la retaliación.
La base naval de Guantánamo provoca el sentimiento anti-norteamericano de manera global; está haciendo más daño que proteger a los ciudadanos estadounidenses.
El mandatario debe mostrar su “compromiso” a cerrar Guantánamo haciendo uso de su poder ejecutivo.

¿Qué piensa usted de esa prisión y la huelga de hambre de 103 reclusos? ¿Qué criterio le merece la alimentación a la fuerza aplicada a 45 de ellos?
Iniciar una huelga de hambre no es sencillamente una protesta, es una acción de último recurso. Demuestra que los prisioneros están dispuestos a morir por la justicia en vez de enfrentar una detención indefinida.
La alimentación forzosa ha sido condenada por la Comisión de la ONU sobre Derechos Humanos, la Asociación Médica Mundial y la Asociación Médica de Estados Unidos. Este proceso es una violación descarada y brutal de los derechos humanos básicos.
Los sobrevivientes han sufrido complicaciones como resultado de la agresiva alimentación forzada.
Durante el discurso del presidente Obama en mayo (cuando habló del tema antiterrorista en la National Defense University), confirmó que los presos estaban siendo alimentados a la fuerza y preguntó al país: “¿Así somos nosotros?”.
La reticencia del laureado premio Nobel de la Paz a reconocer la urgencia de la protesta demuestra que sí -así somos, o más bien, así es la administración de Obama.

¿Cuáles son los principales sectores que quieren cerrar la prisión?
En el Congreso, unos cuantos senadores han expresado su apoyo al cierre de la prisión, sin embargo, los demócratas han permanecido relativamente callados.
Pero ha habido cierto apoyo como los senadores demócratas Dick Durbin, Carl Levin, Jeff Merkley, Tom Udall y Ron Wyden.
Del lado republicano, unos cuantos senadores tales como John McCain también se han pronunciado.
Sin embargo, el mayor apoyo al cierre de Guantánamo procede de pacifistas y grupos de derechos humanos como Testigos contra la Tortura, Veteranos por la Paz y Código Rosa.
Muchos activistas en Estados Unidos están haciendo huelgas de hambre y ayunos en solidaridad, organizando protestas frente a la Casa Blanca y poniendo presión sobre el recién enviado de Obama a Guantánamo, Cliff Sloan.

¿Podría considerarse la prisión como un hoyo negro en los derechos humanos?
El complejo industrial de prisiones estadounidense es conocido por maltratar de manera desproporcionada a los pobres y ciudadanos negros.
No hace nada para resolver los problemas sistémicos tales como pobreza, falta de acceso a la educación de calidad e inaccesibilidad a la atención médica de calidad.
Los presos de la notoriamente abusiva penitenciaría de Pelican Bay en California empezaron su propia huelga de hambre el 8 de julio, condenando el trato inhumano, tales como períodos prolongados en confinamiento solitario que ONU califica de tortura.
También se hizo público que las reclusas en California eran esterilizadas sin su consentimiento. Estos son solo algunos ejemplos de cuán problemáticas son esas prisiones.
La pérfida violencia y abuso de poder dentro del complejo industrial penal es vergonzosa. Guantánamo, siendo una de las prisiones más notorias, debe ser cerrada inmediatamente.

¿Cuándo fue fundada Code Pink y por qué, así como cuál es su principal objetivo?
Code Pink se creó en noviembre de 2002, por unas 100 mujeres activas y apasionadas que realizaron una vigilia frente a la Casa Blanca para protestar por la invasión de Estados Unidos a Irak.
Permanecimos allí durante cuatro meses junto con otros grupos de activistas como Greenpeace, NOW y Mujeres por las Mujeres Internacional.
La vigilia concluyó el 8 de marzo en el Día Internacional de la Mujer, cuando más de 10 mil féminas vestidas de rosado marcharon alrededor de la Casa Blanca demandando paz.
Desde entonces la red de Code Pink ha crecido y nos dedicamos a desafiar globalmente el militarismo y reorientar nuestros fondos hacia la atención médica, la educación y el mejoramiento de nuestra sociedad.

¿Qué le dijo usted específicamente a Barack Obama cuando interrumpió su discurso?
Yo le dije al presidente Obama que había hombres desesperados en una huelga de hambre en Guantánamo y que como Comandante en Jefe él tenía el poder de excarcelar a los 86 prisioneros clasificados para ser liberados y que no debe pretender que el Congreso lo impedía y que no tenía poder.
También hablé sobre los drones, pidiéndole sacarlos de manos de la CIA y detener las agresiones de firma—ataques basados únicamente en conducta sospechosa, que han provocado la muerte de tantos civiles.
Yo pregunté si él pediría perdón y compensaría a las familias de esos inocentes.
Concluí diciendo que yo amo a mi país y quiero que sea más seguro; terminar con los ataques de drones y cerrar Guantánamo es hacerlo más seguro, y dejar de alimentar el sentimiento anti-norteamericano en el exterior.

Comentarios con Facebook