LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Campesinos del Catatumbo denuncian militarización de la zona

Campesinos del Catatumbo denuncian militarización de la zona

Bogotá, 16 jul (PL) Los campesinos del Catatumbo colombiano, en protestas hace 37 días, expresaron hoy su preocupación por la llegada a la zona de otros cinco mil efectivos, en medio de la presión del Gobierno para que despejen totalmente las vías.
“La movilización se mantendrá hasta que el Estado llegue a acuerdos reales y efectivos que solucionen la emergencia social y económica del Catatumbo”, insistieron los agricultores que piden garantías en el caso de que intenten desalojarlos a la fuerza.
Las tensiones continúan agudizándose en el municipio de Tibú, epicentro de las protestas.
En una alocución pública hoy, el presidente Juan Manuel Santos volvió a exigirles a los campesinos que desbloqueen las vías. “Nunca voy a permitir que me impongan el establecimiento de zonas de reserva campesina”, dijo.
El tema de la Zona de Reserva ha sido uno de los inamovibles del Gobierno en tres intentos de diálogos frustrados con los agricultores, que exigen esa declaración para evitar el avance del latifundio que se profundizó en esa región con el paramilitarismo.
Según el canal Telesur, la fuerza pública estaba esperando una orden del presidente para hacer su incursión en la zona, mientras los campesinos señalan su preocupación por que vuelvan arremeter con armas de fuego.
En recientes declaraciones a ese medio, una de las líderes de la protesta, Gilma Tellez, había declarado que están cansados de tantas promesas que solo se plasmaban en papeles. Si desbloqueamos las vías estoy segura que el Gobierno volverá a incumplir, subrayó.
Representantes del gremio señalaron el viernes último en una rueda de prensa en Bogotá, que se calculaba que en la zona del Catatumbo, en el Norte de Santander, se encontraban más de mil 200 efectivos entre policías, militares y miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios.
Por otro lado, el ministro del Interior, Fernando Carrillo, quien formó parte de la segunda delegación de negociación que viajó a Tibú en búsqueda de destrabar la crisis, admitió que el Gobierno está en un “callejón sin salida”.
La protesta en esa zona del departamento del Norte de Santander ha dejado ya cuatro campesinos muertos y más de 50 heridos de gravedad.

Comentarios con Facebook