Desafío

RAFA LORET
Por Rafael Loret de Mola

*Datos que no Cuadran

*Riesgos muy Cercanos

*El Verdadero Culpable

Los panegiristas del gobierno insisten en dos aspectos para justificar la aprobación de su gestión pese a los tremendos rezagos en los renglones sociales: el “valor” para enfrentar a las mafias, sobre todo las del narcotráfico si bien deberían tomarse en cuenta a los fanáticos de “La Familia” y ahora “Los Caballeros Templarios” con discurso político altamente subversivo, aun con la abierta oposición de importantes sectores de opinión política; y el “blindaje” económico circunscrito a las reservas internacionales del Banco de México, en el orden de los 166 mil millones de dólares, y al control inflacionario a diferencia de los flagelos de otras épocas cuando la economía se desplomó bajo los pies de plomo del populismo avieso.

Ya veremos, en diciembre, si siguen sosteniendo lo mismo luego de enfrentar los muy peligrosos meses que vienen. La perspectiva es francamente compleja, sobre todo por el mal manejo de la deuda externa estadounidense y la crisis paulatina de la Unión Europea –ahora parece que España será el siguiente gobierno en “quiebra” a rescatar por sus vecinos–, anuncian la llegada de una nueva crisis global con repercusiones severas en América Latina y, sobre todo, en México. No olvidemos que pese a los parapetos anunciados, nuestro país fue la última economía emergente en salir del desafío de la recesión pese a las reservas récord y los augurios optimistas de un gobierno perdido por la ausencia de controles reales sobre actores y factores financieros.

Las reservas, zigzagueantes, son las más altas de la historia y la tendencia es hacia un ahorro todavía mayor. Esto es como si México estuviera sobrado de inversiones para ampliar su infraestructura y asegurar la creación de nuevas fuentes de empleos para vacunarse contra los posibles conatos de violencia que son efectos de las desigualdades extremas no superadas. Por mucho menos, en 2011 en España –cuya problemática económica mengua considerablemente gracias a las ganancias por las inversiones de los grandes corporativos en México, sobre todo los bancos en franca expansión a pesar de la “mala imagen” internacional del país por cuanto a la creciente inseguridad nacional-, millones salieron a las calles a exigir la dimisión del presidente, José Luís Rodríguez Zapatero, por sus fallidos intentos de subsidiar hasta los nacimientos de cada españolito con cuatrocientos euros sin tener disponibilidades para ello. La demagogia se estrelló en la realidad. Ahora es el gobierno del franquista Mariano Rajoy Brey quien, suprimiendo ventajas sociales, acabó con el único respiro de sus compatriotas.

Lo que no se dice es precisamente lo aterrador: ante las reservas millonarias, excepcionales, la secretaría de Hacienda informa que la deuda externa e interna global de nuestro país ascendía, en 2011, nada menos, ¡a 385 mil millones de dólares!, una cifra que ya rebasa el linde del manejo administrativo correcto para introducirse, sin remedio, al campo de la sumisión extrema. Sólo hace falta que el Departamento del Tesoro estadounidense designe, discrecionalmente, al futuro ministro del ramo.

En pocas palabras debíamos tres veces más de lo ahorrado por el Banco de México y que no puede usarse: es dinero ocioso que sirve, aseguran los expertos, para garantizar a los acreedores que no volarán sus empresas a causa del creciente malestar social; y que todos resistiremos los embates de la descompuesta economía global porque, además, ya se compraron lingotes de oro… por cuatro mil millones de dólares adicionales, equivalentes a poco más del tres por ciento de las reservas. Y todos estamos bien contentos. Pero nadie los ha visto hasta ahora. Demagogia pura.

Debate

No cuadran los datos. Aseveran que la inflación va a la baja pero el poder adquisitivo real disminuye de manera alarmante: no olvidemos que los ajustes sobre la pobreza, en México, se dan por decreto, esto es los niveles bajan cuando un sabio considera que puede vivirse con dos dólares al día, como aseveró alguna vez el millonario Francisco Gil Díaz, o con seis mil pesos al mes de acuerdo a las estimaciones del todavía vigente Ernesto “El Cordero Pascual”. México, a decir de los falsos optimistas, ya no es una nación pobre. Mucho menos lo son los gobiernistas y cuantos, a su sombra, se han enriquecido. Y no olvidemos a las primeras damas, desde Marta Sahagún, siguiendo con Margarita Zavala, encargadas de los negocios presidenciales. ¿Tendrá asesores la señora Angélica Rivera al respecto?.

En la misma línea, si las reservas monetarias rebasan los 166 mil millones de dólares, ¿debemos sumarles o restarles los 385 mil millones de dólares que Hacienda reconoce como la suma de las deudas externa e interna de nuestro país? De una manera u otra, sendos renglones no son activos de los que pueda disponerse mientras México sufre los embates de una nueva crisis global… para la que no se preparó en tiempo y circunstancia. ¿Qué no es culpa del presiente? Lo es, sí, por la imprevisión con la que los “sabios” economistas optaron por llevar adelante una campaña proselitista en vez de analizar las bombas de tiempo que se encendieron en los Estados Unidos y la Unión Europea por el deficiente manejo administrativo de sus propias deudas. Ahora, claro, las grandes potencias del orbe están listas a pasarnos las facturas por los platos rotos; y no nos quedará más remedio que pagarlas por nuestra condición de naciones satélites.

Por supuesto, los costos derivados del colapso, aun cuando el huracán devastador vino del norte y de allende el océano, se le cargarán a la administración federal. ¡Y luego nos hablan del “valor” del mandatario que está protegido en sus búnkeres de Los Pinos y la avenida de los Constituyentes! Ya es tiempo de hablar de resultados y no meter la cabeza en la tierra como los avestruces.

La Anécdota

¿Quién ha sido el peor entre los mandatarios que hemos padecido? Obviemos a los dos más recientes para situarnos en 1989, un año después del finiquito de Miguel de la Madrid. Fue entonces cuando visité al ex presidente José López Portillo, quien ha sido el más satanizado entre cuantos han ocupado la Primera Magistratura desde hace casi ochenta años, y le pregunté, a quemarropa:

–¿Cree usted haber perdido la historia con la devaluación de 1982?

Y no dudó en responder:

–Con la nacionalización de la banca doté al gobierno y a los más perjudicados por el saqueo de divisas, de un instrumento estabilizador. Pero llegó Miguel (De la Madrid) y lo primero que hizo fue entregar a los ex banqueros la mayor indemnización pública de que se tenga memoria, privatizando además. Perdimos dos veces ante ellos. Juzguen ustedes a partir de este hecho.

– – – – – – – – – – – – – – –

E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com.

¿QUÉ ESPERA EL PRESIDENTE PEÑA NIETO PARA RESCATARNOS, INTELIGENTEMENTE, DE LA ASFIXIA FINANCIERA EN CIERNE?¿QUÉ LUIS VIDEGARAY CASO, TITULAR DE LA SECRETARÍA DE HACIENDA, SE CONSOLIDE COMO “PRESIDENCIABLE” AUNQUE NO TENGA GRAN IDEA DE LA POLÍTICA INTERIOR DEL PAÍS? NO HAY TIEMPO PARA TANTO; COMO TAMPOCO PARA ORDENAR LA GOBERNABILIDAD, TRAS LAS ELECCIONES DEL PASADO 7 DE JULIO, Y RESOLVERLA CON EL AGRIDULCE SABOR DEL CHANTAJE. ESTA FÓRMULA, SE LO ASEGURO PRESIDENTE PEÑA, ES UN FRACASO CANTADO.

Comentarios con Facebook