Mandela, inspirador de las artes y la paz

Mandela, inspirador de las artes y la paz

La Habana, 18 jul (PL) Ni siquiera la muerte parece ser fácil para el gran Nelson Mandela, cuyo indoblegable espíritu de lucha inspiró no solo a los amantes de la paz, sino a artistas de todo género.
Películas, esculturas, performances y quizás una de las canciones de protesta más potentes de todos los tiempos han rendido histórico tributo al hombre que los africanos llaman, íntimamente, Madiba.
Destaca la reciente Invictus (2009), un homenaje cinematográfico de Clint Eastwood, quien muestra como realizador la sensibilidad que no tenían los tipos duros que solía interpretar de joven.
Ahí el versátil Morgan Freeman encarna al presidente que apostó por la concordia y el perdón para unificar a una nación, nada menos que a través de un deporte a priori violento como el rugby.
Antes de Freeman, Sidney Portier interpretó al líder en el filme “Mandela y de Klerk” (1997), donde Michael Caine hace del presidente que liberó al líder tras 27 años de prisión en Robben Island.
Mandela regresó a la gran pantalla en 2007, con la película “Adiós Bafana”, dirigida por Billie August y con Joseph Fiennes y Dennis Haysbert en el papel del luchador anti-apartheid.
En las artes plásticas abundan las referencias, pero es sin dudas con la música cómo la solidaridad con Mandela llegó más lejos y caló con mayor profundidad, pese a las prohibiciones del régimen racista.
Aquel sistema que obligó a exiliarse a una cantante como Miriam Makeba y prohibió sus discos, los del juglar estadounidense Sixto Rodríguez, y hasta el inmortal romanticismo funk de Steve Wonder.
El ciego dorado del sonido “motown” le dedicó a Madiba el Oscar ganado en 1985 por su clásico “I just called tos ay I love you”, y en represalia el gobierno surafricano prohibió toda su música.
Ese año, el disco “Nelson Mandela” del senegalés Youssou Nâ€ÖDour tuvo tanta potencia que se convirtió en el primer éxito de ese país africano en penetrar el mercado musical estadounidense.
Otros artistas que le dedicaron su música a Mandela fueron Johnny Clegg, Hugh Masekela, Brenda Fassie, Beyond, Nickelback, Raffi, AB de Villiers, Ampie du Preez y hasta el merenguero Juan Luis Guerra.
Sin embargo, el tema más famoso sobre el luchador anti-apartheid fue “Free Nelson Mandela”, de la banda The Special AKA, un reclamo hecho estribillo que recorrió el mundo a partir de 1983.
Jerry Dammers escribió la letra y Stan Campbell, vocalista del grupo, canto esa suerte de himno lanzado en el sencillo “Nelson Mandela / Break Down The Door”, en 1984.
A diferencia de muchas canciones protestas, esta propuesta tenía un sonido bien arriba, de celebración y convocatoria, sazonado por múltiples influencias rítmicas de Sudáfrica.
La canción alcanzó el noveno puesto en las listas de éxitos de Reino Unido, y fue inmensamente popular en África y en países como Cuba, donde el video era transmitido con bastante frecuencia.
Dammers confesó en cierta ocasión que conocía bastante poco sobre Mandela hasta que acudió a un concierto anti-apartheid en Londres, y le vino la inspiración, aunque sin imaginar qué impacto tendría.
Una versión del clásico fue grabada en 1988, a propósito del cumpleaños 70 de Mandela, con la participación de Elvis Costello, Dave Wakeling, Ranking Roger y Lynval Golding en los coros.
La canción cerró el concierto tributo por los 90 años de Madiba en el londinense Hyde Park, cantada por la malograda cantante Amy Winehouse y con un coro que hizo justicia a la grandeza de Mandela.

Comentarios con Facebook