Carnicería matutina en Irak tras una noche de terror

SIRIA

Bagdad, 21 jul (PL) Sendos atentados dinamiteros hoy en la mañana en las localidades de Taji y Basmaiya, periferia de esta capital costaron la vida a seis personas y heridas a 19, según los primeros partes del Ministerio del Interior.
La primera de las explosiones, y la más mortífera, ocurrió en un mercado popular en Taji, escenario constante de ataques similares, donde cuatro de los parroquianos alcanzados por la metralla murieron y 15 resultaron heridos, siempre de acuerdo con el comunicado de las autoridades.
Otro ingenio explosivo detonó poco después en Basmaiya cerca de la residencia de un líder local de la comunidad sunita, con saldo de dos víctimas fatales y cuatro lesionados.
La construcción donde reside el aparente blanco del ataque, que no fue identificado, sufrió graves daños, así como varios vehículos aparcados cerca e hizo volar por los aires los cristales de las ventanas y las vidrieras de los establecimientos, dijeron testigos.
Anoche, una serie de atentados dinamiteros en esta capital causó la muerte de 68 personas y cerca de 200 heridos, según el resumen de fuentes autorizadas circulado hoy.
Una ola de explosiones generadas por ingenios dinamiteros improvisados escondidos en automóviles en los distritos capitalinos de mayoría chiíta de Jididayh, Karrada, Baiyaa, Shurta, Tobchi y  Zafaraniyah, sembró el pánico a la hora del iftar, cuando los musulmanes terminan el ayuno del día durante el mes sagrado de Ramadán.
La relación de muertes fue creciendo con el paso de las horas y el avance del trabajo de los socorristas, que realizaban sus funciones de salvamento en medio del temor de nuevos estallidos en las zonas afectadas, una técnica empleada por los autores de los atentados para causar daños mayores.
Ninguna entidad se ha proclamado autora de las explosiones, que las autoridades suelen adjudicar a Estado Islámico de Irak, una organizaciòn clandestina ligada a la red Al Qaeda, que también tiene miembros en los grupos armados que tratan de derrocar por la fuerza al presidente Bashar Al Assad, de la vecina Siria.
La secuencia de explosiones comenzó en Karrada uno de los distritos más populosos de esta capital, caracterizada por su extensión, y donde las medidas de seguridad aplicadas por las autoridades se han probado ineficaces frente a la persistencia de los atentados.
Las acciones dinamiteras y ataques armados contra zonas chiítas aquí y en el resto del país han experimentado un alza sustancial desde la segunda mitad del año pasado, en proporción directa con la agudización del conflicto entre el primer ministro chiíta Nuri al Maliki y los ministros sunitas de su gabinete.
Medios de la ONU y sectores religiosos iraquíes han advertido que el país se dirige a una guerra civil; el primer ministro al Maliki coincidió con la apreciación y advirtió que de estallar un conflicto ninguna de las partes emergerá vencedora.
Antes de la invasión y ocupación militar estadounidense los conflictos sectarios eran desconocidos en Irak, donde residía la mayor comunidad cristiana caldea del Levante, muchos de cuyos miembros han optado por abandonar el país.

Comentarios con Facebook