¿Por qué no tomar el té con indigentes y vivir con extraños?

15iVGya

México, (N22).- 

 
 
“Vivimos durante dos semanas en la casa de un extraño y en esas dos semanas tratamos de adaptarnos a esa familia en particular. Comes, duermes con ellos, vas a la iglesia con ellos y vas a funerales o bodas”, comentó la directora de escena,Adelheid Rosen.
 
En su infancia, Adelheid Rosen solía invitar a indigentes y vagabundos a tomar el té a su casa. Su madre se inquietaba con la presencia de las amistades de su hija. Esto marcó la vida profesional de Adelheid quien años después desarrolló una metodología teatral llamada “Wijksafari”, fundada en la adopción de actores por parte de una familia.
 
La experiencia de los ocho actores también se extiende a los espectadores quienes visitan en moto las diferentes locaciones.
“Visitas lugares que son importantes para los vecinos de esas ocho casas. Por ejemplo, vistas una mezquita, una iglesia copta o una capilla o vas a una escuela islámica donde van los niños de la comunidad o al supermercado donde hacen las compras diarias”.
Adelheid Rosen se encuentra en México impartiendo un taller a jóvenes estudiantes de teatro. El curso es resultado de su cooperación con el actor mexicano Daniel Jiménez Cacho y está auspiciado por la embajada de Holanda en México. El modelo se replicará con familias de Tepito que adoptaran por unos días a los actores. Pese a su connotación social, el método, asegura Rosen, surgió de una motivación diferente.
“Quería saber lo que significa no rechazar nada de la vida, quise adentrarme más en la vida, quise ser la vida misma y experimentar como podía convertirme en esa vida”, concluyó.

Comentarios con Facebook