Filatelia: Ese arroz nuestro de cada día

arrroz
Por Juan Hernández Machado

La Habana (PL) ¿Mantener arroz crudo y cocinado por años sin echarse a perder? No es ninguna técnica nueva de conservación, sino que este cereal entró por la puerta ancha en las emisiones postales de diferentes países.

La filatelia universal refleja prácticamente todas las facetas del cultivo del arroz y, en los últimos años, ha comenzado a difundir disímiles platos que se confeccionan con éste.

Así, mientras la República Centroafricana muestra la irrigación de una plantación de arroz en una emisión de 1972, China presenta el secado natural del cereal en un sello de 1913 y la introducción de la mecanización en la cosecha en otro de 1975.

Una bella y fuerte espiga de arroz con el mapa de Ceilán (hoy Sri Lanka) se encuentra en una emisión que hiciera ese país en 1966 por el Año Internacional dedicado al grano.

Japón presentó un sello en 1993 que muestra el Festival Hana Taâ€Öue, de la plantación del arroz, el cual se realiza anualmente en la ciudad de Hiroshima.

Cuba hizo una emisión postal de 12 sellos para correo ordinario en 1969, los cuales reflejan similares planes agrícolas del Estado. Uno de los cuatro valores de un centavo muestra el cultivo del arroz.

Pero ya diferentes platos hechos a base de arroz comienzan a ser frecuentes en las emisiones postales modernas.

Mientras la República Popular Democrática de Corea emitió en 2003 un sello que muestra los pasteles hechos con arroz glutinoso, la República de Corea presentó otro en 2005 con las frituras hechas del grano, típicas de esa nación.

Cuba, por su parte, no se queda atrás. En 2009 emitió tres valores postales para correo ordinario dedicados a la cocina criolla y en uno de ellos presenta un suculento plato de arroz con pollo a la chorrera, típico del restaurante “La Bodeguita del Medio”, de la capital cubana.

Hablar del arroz sin mencionar de forma obligada a los países asiáticos es dejar incompleta la tarea. El origen de este grano se ubica entre China y la India. Sin embargo, para los cubanos es su plato principal diario.

La disputa por el origen resulta conocida por todos, pero lo que sí es cierto que este cereal constituye alimento básico en muchas culturas culinarias, principalmente en Asia.

Si consideramos que el maíz también se produce para otros propósitos no comestibles, puede afirmarse que el arroz es el cereal más importante para la alimentación humana.

Existen cerca de 10 mil variedades de arroz, pero sobresalen dos de la Oriza Sativa: la índica, que se cultiva mayormente en los trópicos, y la japónica, que además de los trópicos crece en zonas de clima templado.

Esta última se caracteriza por su alto contenido de almidón (conocido como arroz glutinoso), lo cual motiva que su grano necesite más temperatura y tiempo de cocción que el de la variedad anterior.

Entre los paralelos 530 de latitud norte y 350 de latitud sur se encuentra casi el 95 por ciento de las plantaciones de este cereal, el cual aporta una quinta parte de las calorías que consumen los humanos.

Entre los principales consumidores del mundo figuran China, Japón, Vietnam, Cambodia y Bangladesh. Es costumbre en el proceso de producción “pulir” el arroz, es decir, quitarle la capa de salvado que cubre el grano, dejándolo así limpio de aceites y enzimas para ser almacenado durante meses previo al consumo.

Más de 50 países han incluido el arroz, en diferentes facetas, entre sus emisiones postales. Digno reconocimiento a este noble cereal del cual disfrutan tantas personas anualmente.

Comentarios con Facebook