EE.UU. pagó a inteligencia británica por programas de espionaje

Londres, 1 ago (PL) El gobierno de Estados Unidos pagó al centro de escuchas británico GCHQ para asegurar su influencia y el acceso a los programas de espionaje de Reino Unido, informa hoy el diario The Guardian.

La Agencia Nacional de Seguridad norteamericana (NSA) realizó pagos secretos de al menos 100 millones de libras (unos 151 millones de dólares) en los últimos tres años a su similar británica, ubicada en la localidad inglesa de Cheltenham, según documentos confidenciales a los que accedió el periódico.

De acuerdo con la publicación, esas informaciones aumentan los temores sobre la influencia de Washington en la agencia de inteligencia más grande e importante de Reino Unido, y sobre si la dependencia de la nación europea a la NSA se ha vuelto demasiado grande.

En los documentos divulgados parece quedar claro que la Casa Blanca esperaba recibir algo a cambio de esos pagos y que la GCHQ debía cumplir con las exigencias planteadas por el gobierno estadounidense, refirió el diario en su página digital.

Los documentos son los más recientes en salir de los filtrados por Edward Snowden, el exanalista de la NSA que denunció el alcance de las agencias de inteligencia de Estados Unidos y Reino Unido.

Según el también exagente de la CIA, la NSA y la GCHQ son corresponsable del desarrollo de técnicas que permiten la recogida de información y el análisis del tráfico de Internet, señaló The Guardian.

Además del tema del pago, los documentos consultados por la publicación recogen que la GCHQ está vertiendo dinero en esfuerzos por reunir información personal de los teléfonos y las aplicaciones, y ha expresado su interés en ser capaz de explotar cualquier teléfono, en cualquier lugar y momento.

Expresan que algunos miembros del personal de la GCHQ que trabajan en un programa sensible manifestaron su preocupación por la moral y la ética de su trabajo operativo, especialmente teniendo en cuenta el nivel de engaño implicado.

Según esos papeles, la NSA pagó 15 millones de libras (unos 22 millones 600 mil dólares) para llevar a cabo la reforma de la otra sede que el GCHQ tiene en Bude, en el norte de Cornualles, donde se interceptan comunicaciones procedentes de cables transatlánticos con tráfico de datos por Internet.

Interrogado sobre la naturaleza de estos pagos, un portavoz de la Oficina del Gabinete británico expresó que en una alianza de 60 años no es sorprendente que haya proyectos conjuntos en los que se agrupan los recursos y la experiencia, pero el flujo de beneficios es en los dos sentidos.

Durante los últimos meses Snowden, que hoy recibió en Rusia asilo temporal por un año, ha realizado numerosas filtraciones sobre programas de la inteligencia norteamericana para espiar Internet, llamadas telefónicas y correos electrónicos.

Comentarios con Facebook