“Lichi”, un alumno de Gabriel García Márquez

lichi

CIUDAD DE MÉXICO, México, (N22).-Con el pretexto de tener varios amigos en común, en 1975, Gabriel García Márquez tocó la puerta de una casa en La Habana con el deseo de conocer al poeta cubano Eliseo Diego, “uno de los más grandes que hay en la lengua castellana”.

Fue sencillo reconocer al autor deEl amor en los tiempos del cólera, por lo que Bella García Marruz, esposa del poeta lo dejó entrar. En un recorrido que realizó en el hogar de la familia Diego García Marruz, terminó por encontrar a un alumno que lo quiso como padre.

Eliseo Alberto (Arroyo Naranjo, Cuba, 10 de septiembre de 1951 – México, D. F., 31 de julio de 2011), hijo de Eliseo Diego, describió la forma en que conoció al premio Nobel de Literatura, quien en esa misma casa mostró parte del discurso que leería en Estocolmo al recibir el máximo galardón literario.

Posiblemente, al escuchar ese texto que calificó como perfecto, Lichi, conocido así por familiares y amigos, supo que hasta el día de su muerte llamaría maestro a García Márquez. Eliseo Alberto agradeció a Dios por haber conocido a ese colombiano sabio debido a una lección que el escritor le había dado aquel día.

María José, descendiente del escritor cubano que fue exiliado a México en 1990, señaló que García Márquez fue un maestro en todos los sentidos, enfatizando el buen trabajo que realizaban juntos y el entendimiento que tenían como escritores.

Cabe destacar, que en sus columnas, novelas, poemas y hasta en pláticas íntimas, Lichi mostraba el dolor que tenía al salir de Arroyo Naranjo y de su país.

Lichi describió en su publicación “Informe contra mí mismo” como la seguridad del Estado cubano le pidió que hiciera un informe contra su propia familia. Actualmente, el libro es una prohibición en la isla comandada por un Castro.

De acuerdo con Sealtiel Alatriste, entonces Director de la editorial Alfaguara, calificó el libro “Informe contra mí mismo” como uno de los textos más fuertes sobre lo que es la experiencia familiar y política.

Como Lichi alguna vez dijo “Los muertos que uno ama no se mueren”, es con la frase con la que su hija prefiere recordar su cumpleaños y no el aniversario de su muerte.

Comentarios con Facebook