Más de 10 mil mercenarios de origen árabe abatidos por Ejército sirio

special-air-service-2011-08-25-32720-2

Damasco, 1 ago (PL) Más de 10 mil mercenarios de países árabes fueron abatidos hasta hoy por las Fuerzas Armadas de Siria, como parte de la ofensiva para eliminar a las bandas que pretenden derrocar al gobierno del presidente Bashar al-Assad desde hace dos años.

Un documento oficial al cual tuvo acceso Prensa Latina, muestra que el mayor número de opositores armados muertos provienen de Túnez, con mil 902 efectivos, seguido de Libia (mil 807), Irak (mil 432) y Palestina (mil 002).

Continúan en orden decreciente Líbano con 828 fallecidos, Egipto (821), Jordania (800), Arabia Saudita (714), Yemen (571), Marruecos (412) y Argelia (273).

Por debajo del centenar de irregulares ultimados se encuentran los provenientes de Kuwait (71), Somalia (42), Omán (21), Bahréin (19), Emiratos Árabes Unidos (nueve), Catar (ocho), Sudán (tres) y Mauritania (uno).

Un funcionario del Ministerio de Información que solicitó el anonimato explicó que tales cifras corresponden solo a los mercenarios procedentes de países árabes.

Recordó que en esta nación del Levante se encuentran combatientes de unas 40 nacionalidades, de lugares tan distantes como Australia, España y Reino Unido.

Precisó por ejemplo que el grupo de chechenos es muy numeroso y sus fallecidos no se contemplan en estas cifras ni las del resto de naciones.

Aunque aseguró que las bajas de los nacionales de este otro grupo resultan significativas, no precisó las cifras por carecer de los datos exactos.

Damasco ha denunciado en múltiples ocasiones a la ONU y el Consejo de Seguridad que la llamada insurgencia armada se encuentra compuesta en su mayoría por mercenarios y fundamentalistas afiliados sobre todo al terrorista Frente al-Nusra y a otras brigadas de radicales islámicos que pretenden quebrar el Estado laico e imponer un califato regido por la sharia (ley islámica).

Las autoridades sirias también han criticado que dichos grupos disponen del abierto apoyo armamentístico, logístico, financiero y mediático de administraciones occidentales y gobiernos de la región para tratar de imponer por la fuerza el denominado cambio de régimen en Damasco.

La colocación de coches bombas, lanzamientos de proyectiles de mortero contra zonas residenciales, atentados contra la infraestructura vital de la nación son parte de las acciones más frecuentes de los irregulares, lo cual ha dejado decenas de miles de muertos y daños económicos valorados en decenas de miles de millones de dólares.

El Ejército Árabe Sirio mantiene una fuerte ofensiva contra los calificados como rebeldes a lo largo del territorio nacional, sobre todo alrededor de la capital y en la central ciudad Homs, territorio que ha logrado dominar casi por completo en las últimas semanas.

Recientemente, el director del Centro Nacional de Estados Unidos para la Lucha contra el Terrorismo, Mateo Olsen, confirmó la presencia de cientos de yihadistas (que llaman a la Yihad o Guerra Santa) occidentales dentro de las filas de los grupos opositores armados.

También advirtió sobre el peligro que estos representan una vez que decidan retornar a Europa occidental y a Estados Unidos, en particular.

Durante una conferencia sobre seguridad en la ciudad de Aspen, estado norteamericano de Colorado, Olsen alertó que Siria se ha convertido en el mayor escenario para los terroristas en el mundo y subrayó que muchas personas viajan a este país y retornan a Occidente con más fanatismo y mejor formación para emprender acciones extremistas.

Comentarios con Facebook