Compañías de telecomunicaciones espiaron para inteligencia británica

voda

Londres, 3 ago (PL) Casi una decena de grandes compañías de telecomunicaciones en el orbe espió para el Goverment Communication Headquarters (CGHQ), el órgano de recopilación de datos de la inteligencia británica, afirma hoy la prensa local.

Verizon Business (bajo el código de “Dacron”), las británicas BT (“Remedy”) y Vodafone Cable (“Gerontic”), la Global Crossing (“Pinnage”), Level 3 (“Little”), Viatel (“Vitreous”) y Interoute (“Streetcar”) aparecen en una lista de empresas colaboradoras.

Las revelaciones la realizaron las agencias germanas Suddeutsche Zeitung (SZ) y NDR, citadas aquí por la prensa capitalina, como parte de documentos que les entregó el ex analista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) Edward Snowden, antes de viajar a Rusia.

Documentos de 2009 de la GCHQ proporcionan los nombres de las mencionadas compañías, a las cuales ese órgano del Reino Unido forzó a espiar a su favor, aunque en las revelaciones de SZ y NDR se afirma que también recibieron recompensas por ese trabajo.

Según la información brindada por las agencias germanas, las mencionadas empresas facilitaron a la GCHQ detalles de llamadas telefónicas, correos electrónicos y accesos a Facebook, como parte de sus contribuciones al programa británico Tempora.

En su momento, Snowden denunció que Tempora era un sistema global de recolección de datos sobre la explotación de Internet y las telecomunicaciones. Es el perro guardián británico, peor que el estadounidense, destacó entonces.

Las mencionadas compañías controlan decenas de miles de kilómetros de cables de fibra óptica, incluidos los submarinos de gran capacidad, señalan las mencionadas fuentes.

Además, las filtraciones también se refieren a la preparación por las empresas de telecomunicaciones de programas troyanos, por lo cual recibían pagos, para permitir a la GCHQ atacar a desinformar con el objetivo de “dominar” en Internet.

Recientemente, otras revelaciones, aparecidas en el diario The Guardian, indicaban que la NSA pagó 150 millones de dólares al referido aparato de inteligencia británico para realizar trabajos sucios con el fin de recolectar masivamente datos de inteligencia.

Comentarios con Facebook