España amenaza con intensificar control fronterizo con Gibraltar

Gibraltar

Madrid, 4 ago (PL) El gobierno conservador español de Mariano Rajoy amenazó hoy con incrementar los controles fronterizos con el Peñón de Gibraltar, territorio británico situado en el sur de la península Ibérica y cuya soberanía reclama a Reino Unido.

En entrevista concedida este domingo al diario ABC, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, adelantó que el Ejecutivo baraja imponer una tasa para entrar y salir de esa colonia de Londres.

“Si por controlar como es debido en la Verja se producen retenciones y congestiones, bueno, quizás habrá que ir pensando, que nos lo estamos pensando, en crear una tasa de 50 euros para entrar y 50 euros más para salir”, precisó el canciller español.

“Esa recaudación nos vendría muy bien para ayudar a los pescadores damnificados por la destrucción de los caladeros, aunque, insisto, unos delitos no tengan nada que ver con otros”, indicó García-Margallo al periódico madrileño, de corte conservador.

Las autoridades de Gibraltar presentaron el pasado jueves una queja ante la Unión Europea (UE) sobre las largas colas provocadas por los controles de las autoridades del país ibérico al paso por la verja que separa al territorio británico de suelo español.

“Se acabó el recreo en Gibraltar”, enfatizó el titular de Exteriores, en alusión a la política más conciliadora acometida por la anterior administración de José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011), del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Durante sus casi ocho años de gestión, el PSOE optó por trabajar en favor de la cooperación y dejar a un lado la discusión sobre la soberanía.

Sin embargo, tras su llegada al Palacio de la Moncloa (sede del poder central), Rajoy endureció su postura sobre el territorio, donde viven unas 30 mil personas y cuya economía se basa en servicios financieros, operaciones de juego en Internet y turismo.

Gibraltar y Madrid están enfrentados desde hace años por el derecho a la pesca en las aguas en torno a la colonia, al asegurar que éstas no estaban incluidas en el Tratado de Utrecht por el que en 1713 cedió el Peñón a Reino Unido.

España sostiene que por ese convenio sólo confirió a la Corona británica la ciudad y el castillo de Gibraltar, junto con su puerto, defensas y fortalezas, pero no así el istmo ni las aguas territoriales ni el espacio aéreo.

El más reciente episodio en este conflicto ocurrió hace 10 días, cuando barcos gibraltareños arrojaron al mar decenas de bloques de hormigón con pinchos de hierro.

Su objetivo oficial es crear un arrecife artificial para impulsar los caladeros de pesca, pero España denunció que sirven para destruir los caladeros de pesca y bloquear el acceso de sus barcos pesqueros.

Comentarios con Facebook