Crecen presiones en favor y en contra de reforma migratoria en EE.UU.

Children Of Undocumented Immigrants Rally In Washington To End Deportations

Washington, 5 ago (PL) El inicio del receso legislativo hoy en Estados Unidos ocurre en medio de presiones en favor y en contra de una reforma de las leyes migratorias para regularizar la situación de un estimado de 11 millones de indocumentados.

La víspera activistas proimigrantes realizaron una protesta tanto en la playa de San Diego, Estados Unidos, como en Tijuana, México, para llamar la atención sobre el número de personas que murieron en los últimos tres años en la frontera binacional intentando cruzar hacia el norte ante la falta de leyes migratorias.

Grupos como Ángeles sin Frontera manifestaron su oposición a iniciativas que insisten en medidas para reforzar la seguridad en el límite entre los dos países, subrayando que esos intentos provocan más muertes de inmigrantes.

Según Hugo Cruz, uno de los activistas, las autoridades y los legisladores prometieron una modificación de las leyes y ahora están ofreciendo la militarización y la opresión. Queremos, dijo, una reforma justa y humanitaria.

La Fundación Nacional de Políticas Americanas divulgó los resultados de un estudio que señala que las muertes de indocumentados en la frontera aumentaron un 27 por ciento durante el año último hasta alcanzar la cifra de 477 fallecidos en 2012 en intentos de cruce hacia Estados Unidos.

En relación con esta situación, la gobernadora republicana de Arizona, Jan Brewer, rechazó argumentos gubernamentales de que la frontera ahora es más segura.

La política del estado fronterizo llamó a los grupos conservadores a incrementar la presión en todo el país durante el receso de agosto, para hacer colapsar los esfuerzos encaminados a alcanzar una reforma integral de las leyes migratorias que incluya la regularización de los cerca de 11 millones de personas que viven aquí sin papeles.

Un proyecto en esa dirección aprobado por el Senado no va a pasar en la Cámara de Representantes, anticipó y, por el contrario, pidió al Congreso aprobar una iniciativa de ley de seguridad fronteriza independiente antes de llegar a todo lo demás.

La reiteración de estos argumentos por el bando republicano coincide con un amplio movimiento nacional de quienes apoyan el cambio que durante seis semanas llegarán a los distritos electorales para reforzar las demandas en favor de una reforma integral de las leyes.

Comentarios con Facebook