Ciencia y SaludVolver a Ciencia y Salud

notADYccion

2013-06-08 21.30.49
Por Adriana Romero
En días de familia y charlando con ella... No pudimos dejar de hablar de los temas de "valores desvalorizados..." ... Hablando con uno de los Primos por q tenemos la fortuna de ser una familia bastante grande... Le dije? Ya q estos tan apasionados en el tema y q me ha consternado el mismo? Por qué no me ayudas a compartir con mis lectores esto que he llamado "desvalores"? ... Lo dudó pero después acepto! Y aquí les comparto sus letras, su idea su punto de vista que es como para mi... Preocupante! Gracias por aceptar leerlo! ... A vivir! Síganme! @adyromero1967 ... Disfrútenlo como yo lo hice... "El Valor de la Lealtad..." 

Ha oído últimamente la frase ¿Tienes el valor o te vale?, en la actualidad expresamos que entre los seres humanos y las sociedades en general existen crisis o pérdida de valores, virtudes y principios, cuando se habla de ese tema, lo que tratamos de afirmar es que estos conceptos no se están viviendo o practicando, que no están presentes en las personas que nos encontramos cotidianamente. Las virtudes, valores y principios están presentes desde los inicios de la humanidad, siempre han existido y siempre existirán. Las sociedades de hoy con frecuencia pasan por alto un detalle primordial, los seres humanos somos profundamente religiosos por naturaleza, aunque más de algunos presuman ser ateos, buscamos de manera natural trascender, fuimos creados para ir más allá de nosotros mismos, para tender hacia arriba, hacia el “Creador” o “Padre”. Toda nuestra vida desde que nacemos, evolucionamos y perecemos una de nuestras prioridades es la búsqueda de nuestro origen, como si fuéramos humildes huerfanitos. San Agustín expresó esta verdad donde expresa justamente: “Nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti”. El Valor se refiere a una excelencia o perfección y que trascienden el tiempo y el espacio. Los podemos clasificar en: Religiosos, tales como: Fe, Esperanza, Caridad, Humildad, etc., en Morales. Tales como: Sinceridad, Justicia, Fidelidad, Lealtad, Honradez, Benevolencia, etc., en Humanos Infra morales, tales como: Prosperidad, Logros Intelectuales, Sociales, Estéticos, Éxito, Serenidad, etc., en Biológicos, tales como: Salud, Belleza, Placer, Fuerza Física o Cualidades Atléticas. La Virtud se puede decir que es la encarnación de los valores, es un hábito en el bien, es hacer, un acto bueno en una costumbre, permite al ser humano hacer una obra moral perfecta y hacerse perfecto a él mismo. Las podemos clasificar en: Humanas o Cardinales, tales como: Prudencia, Justicia, Fortaleza, Templanza, en Teologales, tales como: Fe, Esperanza y caridad. Los Principios se refieren aquellas reglas prácticas y que se establecen como máximas o leyes, así, pues, son declaraciones del ser humano que impulsan su desarrollo y la sana convivencia entre ellos…. Y en base a esta maraña de ideas me lleva a seleccionar a la Lealtad como Virtud Moral, pues con lleva a Principios como el Honor, la Integridad, la Amistad, el Respeto, la Honestidad, entre otras, para discernir sobre esta. La lealtad es el cumplimiento de aquello que exigen las leyes de la fidelidad y el honor, ser files hasta las últimas consecuencias y aun a costa de su propia vida. Según ciertas convenciones, una persona de bien debe ser leal a los demás, la lealtad es un valor agregado que se desarrolla en la conciencia y que implica cumplir con un compromiso aun frente a circunstancias cambiantes o adversas. Se trata de una obligación que uno tiene para con el prójimo y con uno mismo… “Sí Usted trabaja para un hombre ¡Por Dios!... Trabaje para él, hable bien de él y sea fiel a la institución que él representa…Sí Usted tiene que murmurar, condenar o encontrar faltas constantes, entonces es mejor que renuncie a su puesto y cuando esté fuera, de rienda suelta a la maldad de su corazón…Pero mientras sea parte de la Institución, ¡no la censure! …Sí lo hace, la primera ráfaga de viento que pase se lo llevará y probablemente Usted nunca sabrá por qué…Thomas Hubbard”.
La lealtad no solo se da entre semejantes de la misma especie, esto es entre seres humanos, sino también entre humanos y animales y entre animales mismos, además, para hacer referencia a la gratitud, compañerismo y amor que algunos animales son capaces de mostrar a las personas, el Can (amores perros o perrunos) y el caballo suelen ser mencionados como animales capaces de arriesgar sus propias vidas para salvar a sus familiares humanos. La lealtad entre personas y animales ha sido protagonista de muchas de las obras literarias más importantes de la historia, algunas de las cuales han sido llevadas a la gran pantalla. Dos ejemplos ampliamente conocidos son “Colmillo blanco” y “Azabache”. 

“Si no tengo amor, nada soy... Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, no soy más que bronce que resuena o platillos que aturden…Aunque tuviera el don de profecía, penetrara todos los misterios, poseyera toda la ciencia y mi fe fuera tan grande como para cambiar de sitio las montañas, si no tengo amor, nada soy…Aunque repartiera en limosnas todos mis bienes y aunque me dejara quemar vivo, si no tengo amor, de nada me sirve…
El amor es comprensivo, el amor es servicial y no tiene envidia; el amor no es presumido ni se envanece; no es mal educado ni egoísta; no se irrita ni guarda rencor; no se alegra con la injusticia, sino que goza con la verdad. Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, soporta sin límites. Cuando era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; ahora que soy GRANDE (grandeza de espíritu), deje las cosas de niño, que difícil es hacer cosas de adulto”. “Amo el canto siempre nuevo del cenzontle, pájaro de las cuatrocientas voces. Amo el olor delicado del perfume de las flores, y del ónix y del jade sus colores, pero lo que más amo es a mi hermano, el hombre”. Nezahualcóyotl, Monarca o Tlatoani de Texcoco”.
Lo contrario de la lealtad es la traición, que supone la violación de un compromiso expreso o tácito, es la contraposición o deslealtad hacia nuestros semejantes, nuestra familia, nuestros principios y valores, nuestra idiosincrasia, que trae como consecuencia que estemos cavando nuestra propia tumba, pues todos nuestros amigos, familiares, colegas, condiscípulos, jefes, nos darán la espalda y se sentirán defraudados de nuestras acciones, hasta perder la confianza depositada en nosotros y a la propia autoestima, nos quedaremos solos ante las adversidades y esto nos puede conducir hasta nuestro propio suicidio. El caso más comúnmente citado es la infidelidad en una relación de pareja, no ser leal a esa persona con la cual se estableció un lazo sentimental es considerado una traición.

Soy un soñador incorregible e irreverente, pero creo que los sueños siempre se materializan, en uno mismo o en nuestros semejantes, a través del espíritu santo. Mi nombre de batalla, “El Totonaco”, Tutunako, vocablo que se compone por los términos “tutu” referente al número "tres" y “nacu” que significa "corazón", que significa literalmente: “Tercia de Corazones”, debido a que mi pueblo de origen se encuentra en la región del “Totonacapam”, se ubica a 15 Kms del centro ceremonial y arqueológico del “El Tajin”, a 20 Kms de Papantla, ciudad que perfuma al mundo por su vainilla, a escasos 5 kms en zona conurbana de Poza Rica, Capital Petrolera del Mundo, nací en Coatzintla, vocablo que se compone de “Coat”, culebra, “Zin”, maíz y “Tle”, lugar o cerro, literalmente significa: ”Lugar o Cerro de la pequeña culebra del Maiz”. Mi nombre propio más adelante lo deducirán: ADMM (Antonio Dalmacio Del Mazo Mendoza).

Agradezco a Adriana Romero, amiga, prima, sensei, por la confianza y la oportunidad depositada en mi humilde persona para expresar mis ideas y sentimientos, para publicarlos en su columna de notADYccion en la LaGazzettaDF, la cual se proyecta en las redes sociales, espero que no sea la primera ni la última colaboración como invitado, DTB, querida Ady.

Bendición Irlandesa: “Que la tierra se vaya haciendo camino ante tus pasos, que suaves vientos soplen sobre ti, que el sol brille cálidamente sobre tu rostro, que la lluvia caiga suavemente sobre tu espalda y, hasta que nos volvamos a encontrar, que Dios te guarde en la palma de su mano”.

Comentarios con Facebook