Ciencia y SaludVolver a Ciencia y Salud

Piel y pelos de animales mamñiferos se originó antes de lo pensado

Londres, 8 ago (PL) Rasgos típicos de mamíferos como el pelo y la piel se originaron mucho antes de la aparición de los primeros ejemplares de esa especie, a juzgar por el descubrimiento realizado en un fósil de proto-mamífero de 165 años de antigüedad.

Según explica un estudio divulgado en la revista Nature, el Megaconus encontrado en Mongolia, es uno de los fósiles mejor conservados de los grupos mammaliaformes, parientes de los mamíferos modernos extinguidos hace mucho. Su hallazgo, señala la publicación, permite a los expertos entender mejor la evolución de esos animales.

“Por fin tenemos una idea de lo que puede ser la condición ancestral de todos los mamíferos después de ver lo que se conserva del Megaconus. Este fósil nos ha permitido juntar datos hasta ahora mal entendidos de la transición crítica a los mamíferos modernos desde sus antepasados pre-mamíferos”, indicó Zhe-Xi Luo, profesor de Biología de Organismos y Anatomía en la Universidad de Chicago, uno de los autores del trabajo.

Su hallazgo confirma la teoría de que muchas de las funciones biológicas de los mamíferos modernos relacionados con la piel ya habían evolucionado antes de la aparición de los mamíferos modernos, aseveró el experto.

El Megaconus coexistió con los dinosaurios emplumados en la era Jurásica, cerca de 100 millones de años antes de que el Tyrannosaurus Rex recorriera la Tierra. En los restos descubiertos se hallaron pelos y restos de pelaje, en el talón, poseía un largo espolón de queratina, que posiblemente era venenoso, y apunta a que el ejemplar era un miembro varón, explica el artículo.

El equipo de investigadores, conformado además por científicos de la Universidad de Bonn y el Museo Paleontológico de Liaoning, en China, identificó también características de animales no mamíferos, como un oído medio primitivo todavía unido a la mandíbula, tobillos y columna vertebral similares en diseño anatómico a los de los reptiles antecedentes de los mamíferos que ya se conocían previamente.

“No podemos decir que el Megaconus es nuestro ancestro directo, pero sin duda parece un tatara-tatara-tío abuelo nuestro que se retiró hace 165 millones de años. Sus características sirven para imaginarse a qué se parecían nuestros ancestros durante la transición entre el Triásico y el Jurásico”, manifestó Luo.

“El Megaconus muestra muchas adaptaciones que se encuentran en los mamíferos modernos y fueron adoptadas por nuestros parientes lejanos, ya extinguidos. En cierto sentido, las tres grandes ramas de los mamíferos modernos son todos sobrevivientes de los accidentes que sufrieron los individuos de otros muchos linajes de mammaliaform que acabaron pereciendo y extinguiéndose”, concluyó.

Comentarios con Facebook