Al menos 43 policías figuran entre los muertos por choques en Egipto

El Cairo, 14 ago (PL) Por lo menos 43 policías murieron hoy en choques represivos contra manifestantes islámicos favorables al expresidente Mohamed Morsi que en las últimas horas arrojaban un balance de 278 fallecidos y tendían a aumentar.

Las víctimas, que incluyen a unos dos mil heridos, se produjeron cuando los agentes del orden dispersaron a los protagonistas de dos acampadas de protestas pacíficas en igual número de plazas de esta capital.

Los manifestantes, que reclamaban el retorno al poder del presidente islamista Mohamed Mursi, derrocado el 3 de julio pasado y detenido por las Fuerzas Armadas, reaccionaron contra los agentes al verse atacados de manera violenta.

Al menos 61 de los muertos cayeron en la plaza Rabaa al Adawiya, principal congregación de leales a Mursi, y otros 21 en la de Al Nahda, lugares ambos donde los partidarios de Mursi acampaban desde hacía un mes y medio, relataron testigos.

El gobierno había prometido un desalojo gradual de ambos sitios de la capital, ocupados por miles de personas, pero tropas policiales y militares rodearon por sorpresa los dos parques en la mañana, de acuerdo con esas fuentes.

Esos efectivos comenzaron a avanzar mientras disparaban gases lacrimógenos contra las tiendas de campaña donde junto a los manifestantes se alojaban mujeres y niños, añadieron.

El desalojo de Al Nahda concluyó por la mañana, mientras en Rabaa, la Policía garantizó la salida de cientos de manifestantes que querían evacuar el lugar, pero otros permanecieron en actitud de defensa, acorde con los agentes.

La cifra real de muertos puede ser muy superior a la informada hasta ahora, incluidos los fallecidos en otros disturbios que han comenzado a proliferar en todo el territorio nacional, declararon voceros del Ministerio de Salud Pública.

El Gobierno decretó el estado de emergencia nacional y un toque de queda regional en diez provincias, comprendida la de El Cairo, tras lo cual se apreció algo de tranquilidad, pero las tensiones se mantenían elevadas en todo el país, dijeron vecinos. Líderes islamistas exhortaron a organizar otras protestas, en tanto que el Gobierno advirtió que no aceptaría la ocupación de plazas para realizar acampadas.

Tras las sangrientas jornadas de este miércoles, que causaron la renuncia del vicepresidente Mohamed ElBaradei, y la condena de la ONU, el primer ministro interino impuesto por los militares, Hazem Beblawi, elogió “la gran moderación de la Policía”.

Comentarios con Facebook