“Televisa no tiene ideología política, sino ansia de poder”

el-tigre-emilio-azcarraga-y-su-imperio-nueva-edicion-libro_MLM-O-4615525857_072013
CIUDAD DE MÉXICO, México, (N22).-La relación de Televisa con el poder político no es una relación que tenga que ver con apoyar a un gobierno en específico, más bien es para tener poder y así alcanzar los intereses que tiene la televisora. “En los años recientes se ha mostrado que Televisa no tiene ideología, pero sí sus propios intereses. Más que una identificación ideológica responde a las ansias de poder”, afirmó en entrevista Claudia Fernández, autora de la biografía no autorizada de Emilio Azcárraga Milmo, El tigre.
 
El imperio de Televisa nació en 1955 bajó el mando de Emilio Azcárraga Vidaurreta. Bastaron 18 años para que al frente de la televisora quedara uno de los principales personajes que marcaron la forma en que la sociedad mexicana se educara: bajo el régimen de una televisión, cuyo objetivo es vender sueños y no realidades. En 1973 Luis Echeverría ocupaba la silla presidencial y daba la bienvenida a una crisis petrolera de afectación mundial; México sufrió las consecuencias hasta 1976. Pero tres años atrás, “El tigre” asumió el poder ejecutivo de Televisa; entre sus propósitos se avistaban el apoyo a transmisiones gubernamentales, enriquecimiento de las fuentes de ingreso y brindar diversión y entretenimiento.

Pareciera que no ha pasado mucho tiempo desde que Emilio Azcárraga Milmo tomó poder en aquellos años. La situación política, económica y social en México sigue dando de qué hablar: así como en la década de los 1970 el petróleo era tema de conversación, en la actualidad lo sigue siendo con la propuesta de reforma energética que dio a conocer el 12 de agosto el presidente Enrique Peña Nieto (EPN), quien –para muchos- llegó al poder por el apoyo de la televisora.
 
“Televisa sigue evidenciando su relación estrecha con el PRI”
“Ese hecho era una buena oportunidad para publicar la segunda edición de El tigre”, explica Fernández, quien continúa: después de la coyuntura que se dio con la transición política de EPN a la presidencia en 2012, decidimos que es el momento para hacer una reflexión de los 13 años que han pasado desde la publicación original del libro; la primera edición de El tigre salió en el 2000.

La idea principal de esta nueva edición es tomar el beneficio de la retrospectiva y a partir de ahí analizar los paralelos entre Azcárraga Milmo y Azcárraga Jean. “Encontramos al inicio, durante los tres o cuatro años después de que murió su padre, varias evidencias de una nueva apertura, de un estilo de mando menos autoritario, diferentes maneras que demostraban que la empresa se estaba comportando menos prepotente y monopólica. Pero notamos que a partir del 2013 surgían de nuevo las mismas tendencias de la empresa: los viejos vínculos con el PRI, fue importante mostrar la vigencia del análisis que hicimos en el 2000, para exponer los lazos muy cercanos entre Televisa y el PRI, el pragmatismo del liderazgo de esta empresa y su gran influencia en la cultura de este país”, dijo Andrew Paxman.

El trabajo de investigación duró la mitad de una década, en cinco años se dedicaron a buscar entrevistas tanto a empleados de la empresa, como a gente externa. “Fuimos con políticos mexicanos, líderes de la iglesia, empresarios y miembros de la industria televisiva de Estados Unidos y América Latina”. Posteriormente, un año lo dedicaron para redactar la biografía en un tono dinámico para que fuera accesible a todo tipo de lectores, pero con bases periodísticas.

Aunque dentro de las entrevistas que alimentan la información no se encuentra algún nombre de la familia Azcárraga, tampoco ellos impidieron que se publicara el tomo que incluye diversos temas que van desde sus amoríos hasta los lazos que creó con la política. “Íbamos a conocer a su hijo meses después de que murió “El tigre”. Lo planteamos sobre el proyecto, buscamos su cooperación, pero él decidió que no quería, sin embargo, tampoco detuvo a sus empleados”, explicó Andrew.
 
Prácticas monopólicas 
La televisión mexicana sigue siendo una gran preocupación, continúa con sus prácticas  monopólicas, con sesgos políticos y creando programas que no aportan nada a la sociedad mexicana, dice Andrew Paxman, quien es maestro en el Colegio Millsaps, en Misisipi. No obstante, en este último lustro la participación que tiene internet y en específico las redes sociales han logrado que el monopolio ya no sea tan fuerte como en el pasado.

En estos sitios la gente se informa, pero los noticieros de Televisa siguen siendo consumidos por la sociedad. “Aquí se puede hablar de dos tendencias, por un lado la democrática apertura en la que se ha multiplicado el número de fuentes de información, pero por otro Televisa sigue con sus prácticas monopólicas tratando de adueñarse de más canales de cable, expandirse en la radio y no dudo que va a tratar de adquirir internet  y periódicos, porque el monopolio es su fin”.

Ahora después de 13 años de dar a conocer cómo fue que un personaje mantuvo lazos con el PRI para satisfacer sus necesidades, los autores afirman que no sabían del impacto que generarían, pues el principal reto era realizar el más fiel retrato de un personaje al mando de una empresa. “Nos sorprendió que el texto sea una referencia no sólo para estudiantes de comunicación, sino también en algunas ocasiones de otras carreras.  Ahora sirve como documento histórico para las generaciones venideras que no vivieron el liderazgo del tigre, pero están viviendo las consecuencias de ese legado”, comentó Claudia Fernández.
El tigre forma parte de la colección Raya en el agua de la editorial Grijalbo. Cuenta con más de 200 voces distintas, más de seis años de trabajo y esta tercera edición incluye un nuevo análisis sobre el papel que desempeñó Televisa en la campaña del presidente Enrique Peña Nieto.

“La gran ventaja de la biografía a diferencia de otros libros de la televisión, es que el nuestro tiene un hilo narrativo lleno de historias, amores, fricciones y demás sentimientos en torno a la vida de uno de los empresarios más importantes de la historia mexicana: Emilio Azcárraga Milmo”, finalizó Andrew Paxman.

Comentarios con Facebook