Catedral Metropolitana cumple 200 años

Catedral Metropolitana de Ciudad de México cumple 200 años

México, 15 ago (PL) La Catedral Metropolitana de la Ciudad del México, ubicada en el centro histórico capitalino y sede de la Arquidiócesis Primada de la nación, cumple hoy 200 años.

Bicentenario sobre el cual el papa Francisco dijo hace uno días era “una oportunidad de fuerte estímulo espiritual para una renovación del compromiso misionero”.

Al mediodía de este jueves comenzará el jubileo por los dos siglos de existencia con la Misa de solemnidad de la Asunción de Virgen María, patrona de ese templo, celebración que se extenderá hasta el 28 de noviembre de este año.

De acuerdo con la Carta Pastoral del arzobispo de México, Cardenal Norberto Rivera, cuatro signos distintivos tiene ese Jubileo: la apertura de la Puerta Santa (siempre cerrada), la celebración solemne de la Eucaristía, el himno del Te Deum, y el otorgamiento de la indulgencia plenaria.

La Catedral se alza en el entorno del conocido Zócalo del Distrito Federal y es considerada una de las obras arquitectónicas más relevantes del arte hispanoamericano.

Entre sus tantas anécdotas y secretos están los 300 años que duró su construcción. q

Esa edificación descansa en tierras de la antigua ciudad de Tenochtitlán, donde tras la conquista de Hernán Cortés se construyó una iglesia para dar utilidad a todos los materiales de los templos aztecas los cuales estuvieron dedicados a Xipe, una de las deidades de la mitología mexica o a Quetzalcóatl, el dios principal del panteón prehispánico.

Carlos V y el papa Clemente VII la convirtieron en Catedral (1534); Pablo III la nombró Metropolitana 13 años después, mientras Felipe II ordenó derribarla en 1552.

No fue hasta 1571, cuando el virrey Martín Enríquez de Almansa y el arzobispo Pedro Moya colocaron la primera piedra para la edificación de la actual catedral.

Por concurso el arquitecto veracruzano José Damián Ortiz se ocupó de la concepción de la fachada del edificio pero por muerte de éste continuó en 1793 el valenciano Manuel Tolsá, quien tampoco concluyó y pasó a manos de otros y otros arquitectos.

El templo mide, según algunas fuentes, unos 59 metros de ancho por 128 de largo y tiene una altura de 60 metros hasta la cúpula. Está construida con cantera gris y tiene cinco naves y 16 capillas laterales.

Daños considerables también sufrió también este recinto por el sismo de gran magnitud ocurrido el 19 de septiembre de 1985 en Ciudad de México.

Se dice que desde entonces, año tras año se hunde un poco más y desde un punto extremo de la Plaza de la Constitución se puede apreciar la inclinación de su estructura arquitectónica

Comentarios con Facebook