Occidente preocupado ante avance de radicales islámicos en Siria

Damasco, 15 ago (PL) El avance del extremismo de los grupos mercenarios y fundamentalistas que combaten en Siria para derrocar al gobierno constitucional, resulta hoy un fenómeno cada vez más difícil de ignorar entre quienes en Occidente los pintaron como rebeldes y revolucionarios.

Desde el inicio del conflicto armado en marzo de 2011, Damasco denunció que la llamada insurgencia armada se encontraba copada en un porcentaje significativo de extranjeros alentados a desarrollar una lucha que consideran una Yihad o Guerra Santa.

Tales alertas, silenciadas o ignoradas en un inicio por la inmensa mayoría de los medios de comunicación, comienzan a emerger a la opinión pública mundial ante las cada vez más bárbaras acciones de los miles de yihadistas provenientes de más de una treintena de nacionalidades, según diversos informes.

Detonación de coches bombas y lanzamiento de proyectiles de morteros en zonas de gran concentración de civiles, masacres y ejecuciones sumarias de niños, mujeres y ancianos, ataques con armas químicas y hasta actos de canibalismo por parte de los opositores armados acaparan la atención en medios de comunicación internacionales.

Al mismo tiempo, políticos y funcionarios occidentales comienzan a mostrarse “preocupados” por la ascendencia de la red terrorista Al Qaeda en esta nación levantina.

Durante su reciente estancia en Tel Aviv, el presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor de Estados Unidos, general Martin Dempsey, reconoció la infiltración y control de al-Qaeda y del Frente al-Nusra -una derivación de aquella-, sobre la llamada “oposición” siria.

Fuentes periodísticas y políticas israelíes citaron a Dempsey quien alegó que Washington observa cuanto ocurre en territorio levantino y está inquieto por el posicionamiento de islamistas radicales que pretenden quebrar el Estado laico sirio e imponer un califato.

Por su parte, el excanciller de Turquía, Shukri Sina Gurel, criticó que el Gobierno del primer ministro Recep Tayyip Erdogan apoya la incitación sectaria en Medio Oriente a través de la abierta facilitación de armamento y entrenamiento a los terroristas de al-Qaeda para que vengan a combatir contra Damasco.

En recientes declaraciones al periódico turco Yurt, Gurel argumentó que las acciones de Ankara hacia Siria y la región resulta un escándalo sin precedentes en la historia de la política exterior de la nación euroasiática.

El Gobierno del Partido de Justicia y Desarrollo -el de Erdogan-, sumió a Turquía en el pantano del terrorismo por ser parte de la crisis en Siria y apoyar al Frente al Nusra que provoca estragos y asesinatos, aseveró el exministro de Relaciones Exteriores.

Una publicación británica, The Guardian, consideró por su parte que la crisis en Siria reveló la hipocresía de las potencias occidentales, las cuales a su juicio no se atreven a decir la verdad de cuanto ocurre en la nación mesoriental por temor a contrariar a sus aliados de Arabia Saudita y Catar.

Tanto Riad como Doha son señalados por las autoridades sirias y múltiples reportes de inteligencia debido a su abanderado papel en el armamento, entrenamiento y envío de mercenarios para derrocar al gobierno del presidente Bashar al-Assad.

El rotativo destacó que la influencia de al-Qaeda se está expandiendo de manera constante en suelo sirio, ha aumentado notablemente la frecuencia de los actos terroristas, al mismo tiempo que afluyen cientos de combatientes extranjeros para integrarse a los grupos opositores armados.

Criticó a la Casa Blanca por avalar el envío de equipamiento bélico a los irregulares que dado su nivel de entrenamiento podrían regresar a Europa y constituir un peligro para la seguridad nacional de muchas de sus naciones.

En medio de tal panorama, el Ejército Árabe Sirio resiste la embestida mercenaria y avanza en el control de nuevos territorios que cayeron en manos de los opositores armados.

Las autoridades han reiterado su disposición a sentarse a la mesa de negociaciones, sin condiciones previas, para solventar el contencioso pero a la vez han advertido que no habrá tregua con el terrorismo y sus financiadores y que las tropas lucharán hasta la eliminación del último extremista.

Comentarios con Facebook