Pentágono anuncia medidas contra creciente número de delitos sexuales

Washington, 15 ago (PL) El secretario de Defensa de Estados Unidos, Charles Hagel, anunció hoy nuevas medidas para enfrentar el creciente número de delitos sexuales en las fuerzas armadas, incluso entre oficiales de alta graduación.

Hagel dijo que las acciones están dirigidas a incrementar los programas de ayuda a las víctimas, facilitar el traslado de los acusados de cometer ataques sexuales y definir con mayor claridad cómo deben ser las relaciones personales de los reclutadores e instructores con sus subordinados.

Las regulaciones fueron tomadas ante la presión del Congreso, donde se discute un proyecto de ley para eliminar de la cadena de mando castrense la facultad para decidir si se procesan o no los acusados de conductas de ese tipo, propuesta que rechaza el Pentágono.

La senadora demócrata Kirsten Gillibrand, una de las auspiciadoras de esa legislación, dijo que las medidas anunciadas este jueves no resuelven el serio problema que se enfrenta en las fuerzas armadas, donde existe una falta de confianza en el sistema de enfrentamiento a los delitos sexuales, informó el diario Stars and Stripes.

Gillibrand, que cuenta con el apoyo de 46 de sus colegas, añadió que las víctimas no denuncian a sus atacantes por temor a represalias, por lo que se necesita un sistema de justicia militar independiente y objetivo, que no esté manipulado como el actual.

Un informe reciente del Pentágono reconoció que en 2012 se reportaron más de 26 mil delitos de ese tipo en las instituciones castrenses, lo que significó un crecimiento de más de un 30 por ciento en relación con 2010.

La investigación destaca que los asaltos sexuales, la pornografía, las drogas y el alcoholismo, constituyen un serio problema para los jefes del estamento castrense del país norteño.

Un total de 18 generales y almirantes fueron despedidos en años recientes, 10 de ellos perdieron sus trabajos debido a indisciplinas relacionadas con su conducta sexual, y otros por corrupción y problemas de adicción a las bebidas alcohólicas.

El Ejército estadounidense acusó en 2012 al brigadier general Jeffrey Sinclair, de sodomia forzosa, conducta sexual impropia, relaciones inadecuadas con los subordinados, y otras actitudes que desacreditan la institución militar.

Al general también se le imputaron cargos de posesión de pornografía y abuso de bebidas alcohólicas en su puesto de trabajo, por lo que enfrentará próximamente una corte marcial.

Comentarios con Facebook