Controvertida semana para la educación territorio nacional

México, 19 ago (PL) La semana que se inicia, en la cual alrededor de 26 millones de alumnos y un millón 200 mil profesores de enseñanza básica comienzan el ciclo escolar 2013-2014, será intensamente controvertida para la educación mexicana.

Se espera que este miércoles el Parlamento inicie el debate de los polémicos proyectos de leyes secundarias presentados por el gobierno, las cuales complementarían la Reforma Educativa, ya promulgada en febrero pasado e igualmente impugnada por sectores del magisterio.

Con ese motivo, varias agrupaciones sindicales anunciaron proseguir o fomentar paros y otras manifestaciones en oposición a que se aprueben dichas iniciativas gubernamentales sin las modificaciones reclamadas por sus afiliados.

De acuerdo con el gobierno, la Reforma y esas leyes secundarias, priorizadas en la agenda presidencial, están dirigidas a la necesaria mejora de la enseñanza mexicana, ante serias insuficiencias y deformaciones que esta presenta.

Entre los proyectos de legislaciones propuestos se incluyen diversas medidas con el fin de lograr mayor calidad docente, devolver al Estado la rectoría del sistema educativo nacional y limitar las funciones del sindicato a la defensa laboral de sus miembros.

Para concretar ese objetivo, se promueven la creación del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y la promulgación de la Ley General del Servicio Profesional Docente, entre otras acciones.

En ese sentido, se establecerá el sistema de evaluación sistemática y obligatoria para los docentes, que se aduce toma en cuenta características regionales; a la vez que el ingreso, permanencia y promoción de los maestros será responsabilidad única de las autoridades educacionales y no de entidades gremiales.

Aunque al respecto se dice que ningún de maestros con plaza definitiva será afectado en sus derechos.

Igualmente, entre las proposiciones se encuentran eliminar los comisionados sindicales y otros cargos que cobran por plazas docentes, pero no cumplen su labor frente al aula; y prohibir los paros magisteriales con fines de presión política, sin que tengan una justificación laboral.

En contraposición a estos proyectos, los sindicatos de maestros disidentes consideran que sí afectarán derechos y logros laborales, así como se cuestionan la concepción aplicativa de esa evaluación y de otras medidas proyectadas, las cuales aprecian que irán contra la seguridad del empleo y del escalafón.

También, entre otras discrepancias, sostienen que esos proyectos fueron confeccionados sin escuchar los criterios de los educadores, por lo cual contienen insatisfacciones e inconsistencias.

Numerosas manifestaciones, algunas violentas, que incluyeron paros de clases, realizaron los inconformes antes y después de promulgada la Reforma Educativa.

Ahora, ante las propuestas de las leyes secundarias dirigidas a completar la Reforma Educativa, ya se han efectuado nuevas acciones en repudio a estas.

Entre las mismas están la instalación de un campamento permanente en la explanada del Zócalo de la capital del país, marchas masivas por avenidas céntricas y el bloqueo por un tiempo de los alrededores de la sede del Senado.

A eso se añade que dirigentes sindicales han anunciado el incremento de las protestas durante los próximos días en Michoacán, Oaxaca, Guerrero y en otros estados, así como en el Distrito Federal.

Específicamente en Oaxaca, desde este lunes se llevará a cabo un paro indefinido de clases, que afectará a unas 13 mil escuelas.

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación también adelantó que junto con el inicio de clases, comenzará una protesta por tiempo indefinido.

En conclusión, el complejo conflicto entre diversas asociaciones gremiales de maestro y el gobierno, motivado por los cambios que este se propone introducir en el sistema educativo, lejos de resolverse, amenaza con continuar, lo cual afectará objetivamente el desempeño del nuevo curso y a muchos alumnos.

Aunque sí hay coincidencia con lo expresado por el prestigioso rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, José Narro Robles:

“Una gran reforma educativa es indiscutible, pues la situación de la enseñanza en todos los niveles, incluida la superior, no tiene la calidad que México necesita y todos debemos hacer un esfuerzo y poner de nuestra parte para avanzar”.

 

Comentarios con Facebook