¿ES GRATUITALA EDUCACION?

Foto Lic2
Por Guillermo Robles

La semana pasada se observó mucha gente en las calles del centro de las 38 cabeceras municipales y se pudiera pensar porque era el pago de quincena de los trabajadores y de los profesores, motivo por el cual tanta afluencia. Pero a diferencia de otras fechas donde se ve a la gente gustosa por recibir dinero, en esta ocasión reflejaban otro semblante en la cara: y este era de preocupación y estrés.

Por una parte, también coincidía con la última semana vacacional para los estudiantes de educación básica, por lo cual también resultó un tormento para los padres de familia al tener que enfrentar el golpe económico de la compra de útiles y uniformes escolares, incluyendo la famosa cuota para la sociedad de padres de familia; que “no es obligatorio” pero las autoridades no han podido hacer algo al respecto para que al final del día terminan pagándolas y que las famosas sociedades de padres de familia que no están constituidas legalmente nunca realmente al final de cada año rinden cuentas sobre el uso del dinero, pero en fin; no deja de ser un gasto que si lo sumamos a todo los preparativos para el nuevo regreso al ciclo escolar 2013-2014, suma aproximadamente dos mil quinientos pesos por cada pequeñín.

La peregrinación comenzó desde la primera quincena de agosto, donde se han visto decenas de padres de familia corriendo por calles del centro de la ciudad, con los chiquillos agarrados en las manos, para conseguir ofertas de uniformes y útiles escolares; un claro escenario de todas las caras desencajadas porque no completan de tiempo y dinero cuando se tiene más de un solo hijo.

Aunque para algunas tiendas que ofrecen dicho servicio donde siempre esperaban este jugoso mes de venta; no han registrado la misma afluencia como en otros años. Algunas de las razones que explican los comerciantes, es que ahora los padres de familia, sobre todo a la mejor administradora del hogar, o sea las mamas, ante la situación económica general por la que pasa el país, han hecho rendir el dinero, tratando de ahorrar lo más que se puede.

Para quienes tienen más de un solo hijo los uniformes van pasando como si fuera algún objeto hereditario, al igual que los libros, y todo aquello que pueda ser recuperable. Tanto para los hijos mayores, o las familias que solamente tienen uno solo; procuran reciclar los cuadernos que todavía pueden ser utilizados cambiándoles nada más el color del forro.

En cuanto a las famosas mochilas que andan de moda, simplemente los papas se hacen los sordos ante las peticiones de los menores, y también a reciclarlas si están en buenas condiciones. Dejando así las compras principalmente en cuadernos, lápices, colores y plumas.

Por otro lado, buscan uniformes baratos que han salido al mercado por negocios departamentales que años anteriores no tenían ese tipo de servicio, simplemente por mencionar las tiendas “Del Sol”, han extendido su variedad de productos escolares abriendo el nuevo departamento de calzado escolar, así también las tiendas “García”, entre otros más.

Aparte de la cuota que se le da a la sociedad de padres de familia, la cual varía en cada escuela desde los doscientos pesos a novecientos setenta pesos; también existen las cuotas de salón, es decir, cada alumno debe de entregar dinero a sus maestros destinado a actividades de días festivos, como el día del San Valentín, el Día dela Madre, del Padre, inicio de la primavera, etc.,  y por último no olvidemos el costo de la matrícula por alumno que anda en un promedio de los trescientos setenta pesos.

Para muchos padres de familia esto significa todo un sacrifico económico  y para poder amortiguarlo la única manera es buscando toda clase de ofertas para comprar lo básico, sin pensar todavía en el uniforme de invierno.

Aunque se dice que la educación es gratuita, muchos se preguntan en qué parte del proceso de la educación de los hijos es gratuita, si nada más en cuotas de sociedad de padres son doscientos pesos, matrícula trescientos setenta pesos, la de salón son cuatrocientos, dando un total de novecientos setenta pesos y dependiendo de cada escuela pública, ya sea Federal o Estatal, pero supuestamente dichas asignaciones económicas no son obligatorias. Además y como si fuese poca la carga, esos gastos generalmente son por alumno, siendo lo más positivo para la mayoría de los papás y mamás tener de uno a dos chamacos en estudios, pero predominan los que tienen más de tres, lo que significa que la carga si que está pesada, quedando en simples letras muertas ese cuento de que la educación es gratuita. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org

 

Comentarios con Facebook