Ciencia y SaludVolver a Ciencia y Salud

Detectan estela de polvo en estratosfera tras impacto de meteorito

descargaqwq

Washington, 20 ago (PL) Expertos de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) de Estados Unidos lograron rastrear polvo en la estratosfera dejado por el meteorito que explotó el pasado febrero en la ciudad Chelyabinsk, Rusia, señala un estudio.
La explosión -que según especialistas tuvo una potencia 30 veces superior a la bomba atómica que destruyó Hiroshima- dejó una estela de polvo a una altitud de 40 kilómetros, la misma se movía hacia el este a unos 300 kilómetros por hora, y pudo ser detectado pocas horas después por un satélite de la NASA, indica el informe publicado en la revista Geophysical Research Letters.
Al día siguiente, se observó también que el rastro continuaba su flujo, y como las partículas más grandes y pesadas, comenzaron a perder altura y velocidad, mientras las más pequeñas y ligeras se quedaron en el aire y mantuvieron su velocidad dependiendo de las variaciones de velocidad del viento en las diferentes altitudes, agrega.
Con posterioridad, los científicos determinaron que la parte más rápida dio la vuelta completa al hemisferio norte, e incluso, tres meses más tarde, se podía distinguir sobre todo el planeta una banda de polvo.
“Queríamos saber si nuestro satélite podría detectar el polvo de los meteoritos”, señaló el físico atmosférico Nick Gorkavyi, del Goddard Space Center de la NASA en Greenbelt, Maryland, quien dirigió la investigación.
“De hecho, hemos visto la formación de un nuevo cinturón de polvo en la estratosfera de la Tierra, y por primera vez se ha logrado la observación en el espacio de la evolución a largo plazo de una pluma de meteorito”, explicó.
“Hace 30 años, solo podíamos afirmar que la pluma se había incrustado en la corriente en chorro de la estratosfera”, dijo a su vez Paul Newman, jefe científico del Laboratorio de Ciencias Atmosféricas en Goddard.
Hoy en día, nuestros modelos nos permiten rastrear con precisión la pluma del bólido y entender su evolución a medida que avanza por todo el mundo, agregó.
El 15 de febrero pasado un meteoro de unos 18 metros de ancho y 11 mil toneladas de peso impactó contra la atmósfera de la Tierra a 18,6 kilómetros por segundo. La roca explotó a 23 kilómetros de altura en las cercanías de la ciudad rusa de Chelyabinsk y provocó daños a la comunidad.

Comentarios con Facebook