Desmiente Siria supuesto ataque del Ejército con armas químicas

presidente-de-siria-bashar-al-assad

Damasco, 21 ago (PL) Fuentes gubernamentales sirias desmintieron hoy noticias sobre un supuesto ataque con armas químicas por parte del Ejército en las afueras de esta capital, mientras aseveraron que tales fabricaciones noticiosas pretenden sugestionar a la opinión pública para justificar una intervención armada.

Un funcionario del ministerio de Información, que pidió el anonimato, explicó a Prensa Latina que resultan totalmente falsas las informaciones sobre el empleo de sustancias letales por parte de los militares en la región de Ghouta Oriental, provincia de Damasco Campo.

Al mismo tiempo criticó a las cadenas televisivas al-Jazeera, al-Arabiya y Sky News, entre otros medios de prensa, por manipular los hechos, lo que a su juicio los convierten en cómplices de la agresión externa que sufre esta nacion mesoriental.

Resulta ilógico que las Fuerzas Armadas usen armas químicas justo cuando en el país se encuentra un equipo de expertos de la ONU que investiga las continuas denuncias que hemos hecho sobre la utilización de sustancias tóxicas por parte de la mal llamada oposición armada, argumentó.

Explicó que administraciones occidentales y de la región, “las mismas que financian, arman y apoyan mediáticamente a las bandas mercenarias que aquí combaten, intentan a toda costa desviar el trabajo de la comisión investigadora sobre el uso de armas químicas y alistar los planes para invadir al país”.

Más de una decena de funcionarios encabezados por el jefe de la oficina de la ONU para la investigación de armas químicas, Ake Sellstrom, se encuentran desde el domingo en Damasco para efectuar pesquisas sobre el uso de dicho tipo de armamento en tres puntos del territorio nacional.

La visita responde a una invitación del gobierno para analizar el ataque del 19 de marzo en la localidad Khan al-Asal, norteña provincia de Alepo, cuando el lanzamiento de un misil cargado con material tóxico mató a 25 personas y dejó heridas a unas 110, acción atribuida a extremistas del Frente al-Nusra.

Los exámenes se efectuarán en Khan al-Asal y en otros dos lugares que no han sido revelados.

Las autoridades sirias han acusado a las bandas mercenarias y radicales islámicos de efectuar otras acciones terroristas similares en distintos puntos del territorio nacional y tras el del 19 de marzo, solicitaron de inmediato a Naciones Unidas el envío de un equipo para investigar el hecho.

Sin embargo, el tema fue manipulado por miembros del Consejo de Seguridad como Estados Unidos, Reino Unido y Francia, que inculpan a la administración del presidente Bashar al-Assad, aunque sin presentar pruebas.

A principios de julio Rusia presentó al organismo mundial los resultados de pesquisas efectuadas por expertos quienes tras exámenes en el terreno concluyeron que fueron los opositores armados quienes lanzaron la ojiva tóxica en Khan al-Asal.

De igual forma, Carla del Ponte, miembro de una comisión especial de la ONU que investiga violaciones de los derechos humanos en esta nación levantina, reconoció en mayo la existencia de fuertes sospechas sobre los irregulares por el uso de gas sarín contra civiles.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó meses atrás como una línea roja el supuesto empleo por parte del gobierno sirio de armas químicas.

Recientes informes de prensa e inteligencia confirman que Washington mantiene en Jordania unos mil efectivos, además de sistemas de misiles Patriot y aviones caza y teledirigidos, los cuales estarían preparándose para imponer una zona de exclusión aérea en la parte meridional de Siria o efectuar bombardeos e iniciar una invasión.

Comentarios con Facebook