LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Peligran diálogos entre gobierno y campesinos del Catatumbo

campesinos del Catatumbo

Bogotá, 21 ago (PL) La estabilidad de la mesa de negociaciones entre el gobierno colombiano y los campesinos del Catatumbo está en peligro por el incumplimiento de una orden gubernamental de parar las erradicaciones forzadas de los cultivos ilícitos.

El presidente del Congreso, Juan Fernando Cristo, calificó hoy de grave que no se esté cumpliendo esa orden y persistan las erradicaciones, que ponen en peligro los avances en los diálogos, dijo.

Hace cuatro días el presidente Juan Manuel Santos ordenó suspender la erradicación manual de cultivos de coca.

Sería muy grave que por la desobediencia de unos batallones, se arriesgaran los acuerdos a los que se llegó con los campesinos, luego de casi dos meses de protestas que dejaron cuatro personas muertas, subrayó el senador en declaraciones difundidas por medios de prensa locales.

Por su parte el líder agrario Cesar Jerez, vocero de los campesinos en la mesa con el Gobierno, apuntó que el desacato proviene de las fuerzas militares y esto puede incidir en los diálogos, reportó la emisora FM.

“Esto no genera un ambiente propicio y le resta legitimidad a la mesa de interlocución que busca una reparación para las víctimas de la erradicación, y un programa de sustitución de coca en el Catatumbo. El actuar de las fuerzas militares entorpece este ambiente”, resaltó.

Jérez advirtió que si persiste este problema, los campesinos del Catatumbo, que paralizaron las vías durante 54 días, se sumarán al paro nacional agrícola y popular.

En un comunicado la Asociación campesina de esa norteña región señaló que el pasado fin de semana en la vereda Morro Frío, del corregimiento de La Gabarra (Tibú), hubo enfrentamientos entre el Ejército y los agricultores.

Los labriegos informaron que la fuerza pública ha disparado ráfagas de fusil en la zona para tratar de dispersarlos, pero allí permanecen los campesinos que impiden las erradicadores.

El campesinado ha planteado la necesidad de poner en práctica un plan piloto para la sustitución gradual de la coca, “única alternativa que nos ha quedado para poder sustentar a nuestras familias ante el abandono total y miserable del Estado”.

Comentarios con Facebook