Desafío

RAFA LORET
Por Rafael Loret de Mola

*Ganan los Mismos
*Mientras, Sangre
*“Odio” Irracional
Por Rafael Loret de Mola

Para quienes dudan sobre el paso galopante de la reconquista –ahora con los centauros del dinero maldito-, los datos sobre las ganancias de los consorcios de allende el mar, unidos a los grupos financieros de Estados Unidos para colmo, en plena etapa de desaceleración económica, como le llaman los economistas al crecimiento al revés –esto es decrecemos pero no se admite el término aunque esté en el diccionario-, son suficientes para considerar que las finanzas de nuestro país no están en las mejores manos y, para colmo, nuestro gobierno no parece dispuesto a frenar el agio, la especulación y el permanente saqueo de divisas.

Al contrario, cubre los vacíos inyectando más dólares al Banco de México y manteniendo el espejismo de las reservas récord… aunque nadie las vea como los lingotes de oro en las bóvedas de Fort Knox, Kentucky, inaccesibles incluso para el secretario de Hacienda, el replegado Luis Videgaray caso, y el gobernador del Banco de México, una de las herencias del continuismo de la derecha, al lado del Canciller José Antonio Meade Kuribreña que se niega a sustituir al más calderonista de ls embajadores de México, el titular de la sede de nuestro país en España, Francisco Ramírez Acuña… cuyo silencio bien vale su peso en oro.
No es cualquier cosa: los réditos de los grupos financieros, en los que sólo figura uno mexicano, Banorte, fundado por Roberto González Barrera, fallecido casi hace un año –el 25 de agosto de 2012-, aumentaron en dieciocho por ciento mientras se confirma que la descapitalización de las familias mexicanas fue de, cuando menos, el doce por ciento durante la administración de calderón –minúsculas-. Esto es, todos, ricos y pobres, vimos descender en esa proporción nuestro poder adquisitivo al tiempo que se beneficia la expansión de bancos como el vasco BBVA, el primero de México tras la compra de Bancomer, y el cantábrico Santander, en donde fue colocado Carlos Gómez y Gómez luego de que desapareciera su banco para convertirse en empleado de los que aún son españoles pero se niegan, en el primer caso, a colocar las banderas de su país en las instituciones públicas… y privadas.
¿Eso queremos para México?¿La escisión como fórmula para acaparar riquezas o el abaratamiento de cuanto poseemos con la argumentación de que nos hacen un favor manteniendo sus bancos… cuando la violencia debía provocarles pánico? La crónica de estos años se deberá contar al revés de cuanto fue antaño lógico y hoy, sencillamente, no es sino demostración de que los poderosos dueños del dinero convierten la guerra continuada, sobre todo en Michoacán, en el gran pretexto para ser intocables, multiplicar sus haberes… y cubrirse las espaldas en el mercado europeo en donde la corrupción, el sostenimiento de una monarquía inocua y la torpeza extrema de un gobierno neofranquista, encabezado por Mariano Rajoy Brey, gallego como quien se dijo “caudillo” tras vencer a la digna Segunda República española, mantienen en un hilo a los inversionistas. Curioso: allá, en la península ibérica, los sacudimientos ahuyentan; en México, en cambio, las vendettas entre mafias…¡alientan las inversiones y multiplican las ganancias!
¿Es posible encontrar algún sentido a ello? No, si razonamos con la lógica habitual; sí, al sopesar las nuevas interrelaciones del sector público con los consorcios que nos imponen condiciones –incluso en cuanto a la discutida y discutible reforma energética que volverá a recrear la triste escena de las cuentas de vidrio de los caballeros de Cortés ofrecidas a quienes eran obligados a ceder el oro y la plata que les hubiera permitido consolidarse en su territorio… sin las armaduras de hierro, los arcabuces y las caballerías. Todavía nos siguen saqueando como anunciamos, desde 2008, cuando fue evidente que los dólares de nuestro mercado fueron comprados por Santander y BBVA-Bancomer, para cubrir los agujeros de España capturada en el torbellino de la recesión mundial como consecuencia de que se olvidaron de producir… para pasarla bien dentro de su “burbuja” financiera, tan falsa como el nacionalismo de las testas coronadas.
Pues bien, los hechos hablan y quienes más ganaron en los últimos meses no fueron los empresarios mexicanos sino los bancos españoles. A saber: BBVA-Bancomer, Banamex o Citibank y Santander tuvieron ganancias, entre enero y junio de este año –es decir ya bajo la administración de Peña Nieto aunque como herencia magra de la anterior administración-, por un monto de 41 mil 607 millones de pesos, esto es dos terceras parte, esto es el 68 por ciento –“La Jornada”, 14 de agosto-, de las generadas globalmente. Esto es tres instituciones, dos con capital original español y una con piso estadounidense, se llevaron la gran maleta a cambio de la depauperación colectiva. ¿Dónde está, por cierto, el comisionado de la ONU para combatir la pobreza mundial Ernesto Zedillo?¿En cualquier rincón del mundo menos en su país? ¡Qué patriota!
Piedrecillas falsas, sí, a cambio de dólares… y euros para inyectar a sus respectivos países. La ilógica es que, entonces, este México nuestro, tan saqueado, vuelve ¡a financiar a las naciones ricas! Lo hizo antes cuando, en un mercado a la baja, nos quedamos solos con nuestro petróleo al final de la administración de López Portillo –1982- en una de las grandes traiciones que el país ha sufrido y cuyo costo, muy elevado, se tradujo en una falsa estatización de la banca… que luego cubriría, con las mayores indemnizaciones de la historia, el régimen posterior, el de Miguel de la Madrid, ya extinto, acaso el peor de cuantos se han puesto la banda tricolor; tan malo fue que permitió a su secretario favorito, Emilio Gamboa, que se la colocara en el vestidor del Palacio Nacional para que sintiera la emoción de portarla… por su fidelidad calculadora: sigue, hasta la fecha, teniendo ubicación e influencia como coordinador de los senadores de su bancada. ¡Y ya pasaron treinta y un años, de puesto en puesto, sin que nadie sea capaz de cubrirlo!¿Tan indispensable es como representante de algunos de estos consorcios multimillonarios? ¿Insustituible acaso?
El hecho es que Banorte, fusionada con IXE antes de la muerte de González Barrera, fue el único grupo mexicano en sumarse al festínd las ganancias, pero muy atrás: 6 mil 183 millones de pesos en un semestre. No está nada mal… salvo si lo comparamos con las redadas de los neo conquistadores, apoyados desde el Banco de México por Agustín Carstens Carstens, quien fuera segundo, en el Fondo Monetario Internacional, de Rodrigo de Rato y Figaredo, de aristocrático y sonoro patronímico y responsable, además, de la quiebra de Bankia, sucesor de Caja Madrid, al amparo del gobierno de la Comunidad –de derecha hace ya varias administraciones-, con un saldo pavoroso de clientes robados, con cuentas mutiladas; un robo, para decirle de una vez, a gran escala. Las consecuencias están a la vista: más de seis millones de desempleados en España, por “desvíos” como éste, sin otra esperanza que ganar las calles para llamar ladrones a quienes, mientras tanto, cobraban bonos de más, fuera de la mirada del fisco y como aportes “partidistas”, incluyendo al presidente del gobierno, el señor Rajoy. Una vergüenza.
No sé si Carstens quiere copiar el modelito de Rato; sí entiendo que la pobreza en México ha sido inducida, fatalmente, por la especulación más descarada y la respectiva tolerancia oficial que da continuidad a los soterrados acuerdos tomados por calderón en la hora de desastrosa administración, empobrecedora como ya hemos subrayado. ¿Es correcto, entonces, seguir por la misma senda cuando sólo se beneficia a los financieros de fuera? Porque, para colmo, detrás de Banorte vienen otros consorcios extranjeros, HSBC, con dos mil sesenta millones de pesos –y ello a pesar de que corroboró que servía como gran lavandería a los capos del narcotráfico para luego silenciar este señalamiento, pretendiendo que lo olvidáramos-, y Scotiabank, con mil 507 millones de pesos, de acuerdo a lo divulgado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).
No es entendible, en estos términos, la lenta reacción, más bien la parálisis de Videgaray Caso, titular de Hacienda, quizá más preocupado de mantener su “semblanteo” diario con el primer mandatario, con miras a conservar su posición de presidenciable, que de estos indicadores obviamente terribles para el país que va entregando, poco a poco, sus riquezas. ¿Y el petróleo? Lo anterior explica, igualmente, el temor a que siga la misma “suerte”… a favor de las empresas –inglesas, estadounidenses y también españolas, con Repsol-, que fueron sacudidas por el general Lázaro Cñardenas en 1938.
Bien que se modernice el sector; pero no a costa… de cuentas de vidrios.
Debate
No es coincidencia que, a la par con el tremendo recrudecimiento de la violencia –Michoacán ya está en fase de ingobernabilidad para satisfacción de cuantos apuestan porque México sea considerado un “estado fallido”-, se observe el crecimiento de los grupos financieros del exterior, sobre todo españoles y estadounidenses. No hay coincidencias; es así porque, claro, a tales les conviene comprar barato, bajo un gobierno tolerante, para luego convertirse en ollas de presión contra la misma estructura oficial. El riesgo es muy alto, desde luego.
Subrayo la fórmula buscada: empobrecernos con el pretexto de las violencia incontrolable, hacernos parecer como una nación de salvajes –como lo exhibió la deprimente cinta “Apocalipsis” de Mel Gibson, a quien debiera señalarse como persona non grata-, para luego aprovechar el éxito de las plusvalías al corto plazo… como está sucediendo ahora mismo mientras continúa la sangría de mexicanos… no sólo en Michoacán, también en Guerrero, en la frontera norte y en el sureste.
Esto es lo que llamo la verdadera barbarie; peor, sí, que la de cualquier otra época porque nos debilita por dentro y fuera, aguijoneándolos con una miseria que tan bien le viene a los especuladores del exterior. Y no es esto, precisamente, lo que podría justificar a la administración peñista que requiere dar golpes severos de timón –no basta con la aprehensión de la cacique magisterial, Elba Esther Gordillo a finales de febrero; ya pasó un semestre-, para retomar la rectoría financiera, hace tiempo abandonada en manos de quienes no se rasgan las vestiduras cuando se trata de poner en manos del extranjero nuestras riquezas y nuestro devenir histórico. Igual a cuando se trajeron al barbado enajenado de Miramar para repeler al gran Juárez.
La Anécdota
Por defender a la fiesta de los toros han llovido algunos epítetos incalificables. Piden mi sangre, y la de los míos, para justificar su supuesto horror por la que derrama el toro de lidia.
Caramba, como periodista, desearía hacer una entrevista imposible a un toro:
–¿Dónde escoges para morir?¿El rastro oscuro, siniestro, en donde te darán un hachazo o un toque eléctrico, o las plazas de toros con la exaltación de ti propio instinto, desfogado, para ser simbiótico con el carácter del hombre y crear aureolas de belleza?
Pero sé, sin duda, cuál sería la respuesta.
– – – – – – – — – – – – – – –
WEB: www.rafael-loretdemola.mx
E-MAIL: loretdemola.rafael@yahoo.com
URGEN CORRECTIVOS YA. EN 1982, EN SU INFORME ÚLTIMO, JOSÉ LÓPEZ PORTILLO, TAN VILIPENDIADO, OFRECIÓ QUE NO NOS VOLVERÍAN A SAQUEAR PARA JUSTIFICAR LA NACIONALIZACIÓN DE LA BANCA. ¿CÓMO DEBIERON PROCEDER, ENTONCES, LAS ADMINISTRACIONES POSTERIORES? CEDIENDO LA RECTORÍA FINANCIERA AL FONDO MONETARIO INTERNACIONAL PARA QUE ÉSTE HABILITARA A LOS CONSORCIOS FINANCIEROS DEL EXTERIOR, SOBRE TODO DE ESPAÑA? EL CORAJE DE LOS ANTIGUOS TLATOANIS NO TENDRÍA LÍMITES SI VIVIERAN PARA ENFRENTARLOS.

Comentarios con Facebook