LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Cuba rechaza intención de EE.UU y sus aliados de atacar a Siria

Raul y fidel castro

La Habana, 28 ago (PL) Cuba llamó hoy a hallar una solución política a la crisis Siria y expresó su rechazo a “cualquier intento de socavar la independencia, la soberanía e integridad territorial de Siria”.

Una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores precisa que “una agresión contra Siria provocaría gravísimas consecuencias para la convulsa región del Medio Oriente, constituiría una flagrante violación de los principios de la Carta de las Naciones Unidas y del Derecho Internacional y aumentaría los peligros para la paz y la seguridad internacionales”.

La Cancillería considera “alarmantes los recientes pronunciamientos del gobierno de Estados Unidos y varios de sus aliados de la OTAN que instan a una acción militar en Siria, ignorando los esfuerzos que realizan algunos Estados para alcanzar una solución política al conflicto que desangra a esa nación árabe”.

Es necesario recordar -advierte- que quienes más abogan hoy por una acción militar contra Siria son los mismos que lanzaron cruentas guerras sin mandato del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Al respecto puntualiza que esas agresiones se cometieron “bajo la mentira deliberada de la existencia de armas de exterminio en masa o con el pretexto de la protección a civiles, que ocasionaron cuantiosas muertes de personas inocentes, incluidos niños, a las que califican como daños colaterales”.

La nota del Minrex señala que el llamado a atacar a Siria se produce “precisamente cuando su Gobierno ha autorizado la Misión de Investigación de Naciones Unidas sobre el presunto uso de armas químicas en ese país y esta ha iniciado sus labores en el terreno”.

Suraya que la isla condena el uso de armas químicas y otras de exterminio en masa y está firmemente comprometida con la Convención sobre la Prohibición del Desarrollo, Producción, Almacenamiento y Empleo de Armas Químicas y sobre su Destrucción y con el estricto cumplimiento de sus disposiciones.

Tras señalar que la información disponible sobre la crisis en Siria es “fragmentada, imprecisa y objeto de frecuente manipulación”, expresa que una agresión a ese país tendría gravísimas consecuencias para el Medio Oriente, violaría los principios de la Carta de la ONU y del Derecho Internacional y aumentaría los peligros para la paz y la seguridad internacionales.

Comentarios con Facebook