PREOCUPA AL GOBIERNO EL TRABAJO INFANTIL

El secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida, lamentó hoy el evidente descenso de la fuerza laboral en el campo y el aumento de la emigración hacia las ciudades o al extranjero, y dijo que, ante esta realidad, el gobierno federal actúa con urgencia para que los principales perdedores ya no sean los campesinos.

Al participar en el Congreso Extraordinario de la Confederación Nacional Campesina, el responsable de la política laboral de México informó de cifras “preocupantes”, como la de que más de 900 mil infantes de entre 5 y 17 años se encuentran trabajando en el sector agrícola, lo que representa un tercio del total de niños en ese rango de edad que trabajan en el país.

De acuerdo con los datos oficiales más recientes, 30 millones de mexicanos tienen menos de 14 años de edad. De ellos, 3 millones realizan alguna actividad laboral, es decir, desempeñan un trabajo asalariado o sin salario, indicó el secretario del Trabajo.

Con el tema: “La Reforma Laboral, los Jornaleros Agrícolas y los Derechos Laborales de Mujeres y Menores de Edad, Navarrete Prida explicó que México es un país de contrastes y manifestó que actualmente el sector agropecuario participa cada vez menos en el Producto Interno Bruto (PIB) del país, y que el abandono de las tierras, la emigración, la desertificación y la baja productividad, son características que definen el estado en que se encuentra un gran porción del sector rural nacional.

Y consideró que “es inadmisible en el México de nuestros días, que la pobreza, la marginación y la desigualdad social, sigan aquejando la vida en las zonas rurales y agrícolas del país”.

Durante su presentación, el titular de la STyPS estuvo acompañado por los senadores Gerardo Sánchez García, líder de la CNC; y de Manuel Humberto Cota Jiménez, presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería del Senado de la República, ante quienes aseguró que la Reforma Laboral aprobada el año pasado está encaminada, en buena medida, a otorgar la certeza jurídica necesaria  a la población trabajadora del campo.

Sobre todo, porque hoy habitan el sector rural cerca de 25 millones de personas, 65% de las cuales se considera como pobre. Actualmente, detalló, se calcula que 6.7 millones de mexicanos trabajan en el sector primario, lo que representa el 13.5% de la población ocupada.

Alfonso Navarrete Prida, quien viajó hasta Ciudad Victoria, Tamaulipas, sede del congreso cenecista, describió a casi 3 millones de jornaleros agrícolas que cada año emigran de diferentes puntos del país hacia zonas altamente productoras de México o del extranjero, de ser un grupo de población en condiciones de vulnerabilidad en términos de carencias sociales o de insuficiencia de ingresos. De este total, precisó, casi el 40% no asiste a la escuela.

Además, citó, hasta hace poco alrededor del 78% de la población jornalera y los integrantes de sus hogares se encontraban en pobreza multidimensional, por lo que el gobierno federal ha venido dando respuesta a su problemática a través de programas como uno de la STyPS que, en 38 años de existencia, ha ubicado a cerca de 243 mil trabajadores en empresas agrícolas y canadienses.

En este contexto, el secretario del Trabajo no dejó de expresar la preocupación del gobierno federal por la realidad de los niños que trabajan, principalmente los del campo, de ahí que se hayan fortalecido los mecanismos para prevenir y erradicar el trabajo infantil.

Alfonso Navarrete Prida ofreció ejemplos de lo hecho durante el actual gobierno, sobre todo en el campo mexicano, porque está comprobado, afirmó, que el trabajo de los niños no resuelve los problemas de pobreza ni las carencias familiares.

Por eso, “cuando permitimos que en México trabaje el 10% de nuestros niños y adolescentes, lo que estamos haciendo en realidad, es truncar su futuro y por lo tanto, el futuro de nuestra sociedad”, sostuvo el titular de la STyPS.

En la conferencia se abordó también el tema de la mujer rural trabajadora y, en sus conclusiones, Navarrete Prida se pronunció por un replanteamiento y una revaloración del campo mexicano; a favor de establecer un nuevo Pacto Social que ponga como centro de prioridades a la población campesina y por una política integral como alternativas para aumentar la producción agropecuaria nacional.

Comentarios con Facebook