Piense…

RAFA LORET
Por Rafael Loret de Mola

*Sin Novedades

*Los Forcejeos

*La “Igualdad”

Pasó el primer informe de Enrique Peña Nieto como un suspiro y con más pena que gloria. Digamos con escasas diferencias a aquel VI informe de Vicente Fox cuando a éste le fue negado el acceso al pleno del Congreso y debió dejar su documento en el vestíbulo acompañado de una azorada Marta Sahagún, la de las muchas faldas cuya presencia como ilegal cogobernante, así la llamó aquel el ex presidente, resultó un factor retardatario para impulsar la igualdad de géneros en los puestos públicos, alentando a varias esposas de gobernadores a lanzar sus propias candidaturas hacia el abismo de fracaso; ninguna logró vencer en las urnas aun con el irrestricto apoyo de los consortes sitiados por el matriarcado hogareño. Lo recuero ahora cuando comienzan las voces a proponer como posibles candidatas a la mencionada señora Sahagún, a Margarita Zavala Gómez del Campo y hasta la antigua actriz de Televisa, Angélica Rivero Hurtado –su segundo apellido coincide con el patronímico de la madre de Miguel de la Madrid, un antecedente infortunado-, cuyo glamour eclipsa a todas las primeras damas del mundo… incluso si se mantuviera en el Palacio del Elíseo la gran trotamundos Carla Bruni.

Volvamos al informe. No hubo iguales suspiros, entre las damas y algunos “hombres”, que los desatados hace nueve meses en la hora de la asunción presidencial. Tampoco una defensa ponderada de las acciones gubernamentales, ni siquiera por parte de los coordinadores de las bancadas priístas en sendas Cámaras del Legislativo federal –ya henos ducho que, en realidad, sendos personajes, Manlio Fabio Beltrones y Emilio Gamboa, forman parte de la contraparte priísta lista a hincarle el diente al gabinete presidencial en cuanto el jefe de éste se debilite-. Al contrario, fue creciendo el doloroso rumos de que el señor Peña Nieto sólo está dándole continuidad a la herencia de calderón –minúsculas-, como si ésta hubiera sido respetable y no rebosante de cadáveres, pobreza en ascenso y tolerancia a las mafias a pesar de lo primero.

De hecho, ya lo hemos dicho, algo similar sucedió con la primera alternancia: el beligerante señor Fox de la campaña –una de las más prolongadas de la historia porque, de hecho, comenzó cuando cursaba su tercer año en la gubernatura de Guanajuato, a principios de 1988 esto es dos años y medio antes de los comicios federales-, se convirtió en un “corderito” continuista, listo a elogiar la herencia de su predecesor, Ernesto Zedillo, a quien llamé desde su régimen “el gran simulador” –Grijalbo, 1998, una obra que por cierto presentó, en el Palacio de Minería, el propio señor Fox en ausencia del representante del PRD invitado, Andrés Manuel López Obrador quien se disculpó instruyendo a Porfirio Muñoz Ledo para que lo representara antes de negarse éste a participar aduciendo que no podía faltarle el respeto al presidente en su condición de presidente de la mesa directiva del Senado; así de turbia es la historia y porque tengo memoria, a diferencia de la amnesia de muchos, tanto se me fustiga-, específicamente en los rubros financieros –en donde permitió la arribazón de bancos españoles a cambio de autorizar sólo uno con capital mexicano, precisamente el Azteca de Ricardo Salinas Pliego, uno de sus socios-cómplices-, y en educación, cooptada para su causa la entonces “intocable” señora Elba Esther Gordillo Morales quien se consolidó, como nunca antes, a través de los regímenes de derecha. Dijo Fox, entonces, que nadie le había informado de los proyectos exitosos de Zedillo cuando le señalaba como el pilar de la corrupción ingente de los gobiernos priistas.

Lo mismo ahora sólo que desde el PRI cuyo derrotero actual no ha hecho sino seguir por la ruta trazada por la derecha. ¿O se observa algún cambio? En el caso de la discutida reforma energética, los panistas exigen no ser tan “cortos” de vista y entregarle todo a las empresas particulares, una decisión que pudieron tomar a lo largo de doce años de parálisis legislativa bajo las presidencia de Fox y calderón; y si no lo hicieron fue por la imposibilidad de negociar acuerdos, sea por la marginación del primero y la ilegitimidad del segundo, que pusieran en marcha las iniciativas presidenciales empolvadas. Y ahora reclaman mucho más de lo que ellos estaban dispuestos a hacer. El fariseísmo histórico nunca fue mayor que ahora, acaso desde la época de Jesús cuando arrojó del templo a los farsantes de este culto como cuenta la Biblia a través de los Evangelios.

Peña Nieto, desde ahora, comienza a ser señalado como un continuador del panismo pero con un defecto agregado: recuperar, no la Presidencia, sino a las viejas mafias con nombre propio: Salinas, Zedillo, Montiel, Figueroa, Hank –en plan de expandirse como documenta el semanario Forbes, especialista en grandes fortunas-, y tantos otros más, con grandes “colas”, mucho mayores a las del infeliz ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo, sobre quien han caído todas las maledicencias… incluso como si no tuviera derecho a una defensa legal como cualquier ciudadano bajo un Estado de Derecho. Así de rencoroso es el PRD cuando uno de los suyos, de antigua extracción priísta, en este caso Arturo Núñez Jiménez, observa como una oportunidad su propia vendetta partidista para justificar con ello la mudanza política hacia opciones que otrora fustigó. ¿Cuántos miembros perredistas están en la misma línea, desde Manuel Camacho Solís hasta Ricardo Monreal Ávila?

El hecho es que estos nueve meses iniciales de gobierno nos mantienen en la frustrante inercia. No ganan una batalla nuestras fueras armadas en Michoacán, una entidad presa de la ingobernabilidad, ni en su guerra contra el narcotráfico; la captura de algunos de los “capos”, viejos lugartenientes de los “jefes” de verdad, se ha dado más por la intervención simulada de los Estados Unidos –lo mismo que cuando fue capturado en Costa Rica, Rafael Caro Quintero, en marzo de 1985-, cuyos agentes aduanales, en combinación con la nefasta “cazadora de hombres”, la Border Patrol, son quienes señalan a los traficantes por donde y cuándo deben pasar sus cargamentos hacia la Unión Americana en donde comienzan a actuar los grandes “padrinos” –como en el libro de Mario Puzzo inmortalizado en el cine por Francis Ford Coppola, ganador de dos premios Óscar por sus dos primeras versiones aunque la tercera es tan sensacional y bien dirigida como las anteriores si bien toca los intereses de El Vaticano, la muerte de Juan Pablo I y los fraudes del Banco Ambrosiono, gran lavador de divisas-, quienes protegen los cargamentos por las amplias autovías de la potencia norteña hasta lograr la distribución efectiva en las doscientas ciudades de mayor importancia de la nación vecina. Un negocio redondo: la sangre y los muertos son nuestros; el mayor mercado de consumo de drogas, de ellos. Desde luego, la interrelación perversa no merece siquiera una línea en el informe presidencial. Como siempre.

De igual manera, los chantajes siguen funcionando y cuando no es así, entonces los rijosos ganan las calles… como sucedió con los subversivos incorporados a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), quienes se dieron el lujo de quebrantar el Estado de Derecho, sitiando las sedes del Legislativo e incluso las de los juzgados federales, amagando constantemente por afrentar a la Constitución, que debe cumplirse para darle sentido a la vida republicana, buscando impedir sus ordenamientos, tales como las actividades de los diputados y senadores, además de las obligaciones inherentes al presidente de la República como la de entregar su informe de labores anualmente para su debido consenso en las Cámaras. ¿O acaso, quienes se dicen mentores, desconocen la estructura esencial del gobierno y el Estado mexicanos? Porque, al final de cuentas, han hecho más daño que los once días de balaceras alrededor de San Cristóbal de las Casas en el amanecer de 1994 y con el EZLN en plan de guerra… antes de convertirse en la única “guerrilla pacifista” de la historia universal. Méritos tenemos, qué caray.

Para colmo, en sólo nueve meses, el presidente Peña ha sido sometido ya a una operación quirúrgica serie, en los nódulos tiroidales, que para muchos es un aviso de lo minado que se encuentra desde hace algún tiempo, ocultándose la realidad como se hizo con la dolencia, en apariencia controlada, que le sobrevino cuando iniciaba su camino ¡como gobernador del Estado de México! Ocho años después, ya con la banda tricolor sobre el pecho, optó por atenderse sin ya nada que perder en cuestión de la imagen pública del “gran seductor” en campaña. Las medias verdades acaban por ser, siempre, sólo mentiras.

Por todo ello, además de un manejo contemplativo y justificante de las finanzas nacionales, en fase de crisis por la desaceleración económica, la fuga de capitales y el empeño de seguir ahorrando en el Banco de México un dinero paralizado, quizá un símil con los “bienes de manos muertas” en posesión de la Iglesia antes de la Reforma Juarista en un país devastado por la guerra y las intervenciones alevosas de quienes decían ser nuestros “amigos”, el informe presidencial no tocó las partes coyunturales, las que nos asfixian, en un presente rebosante de confusiones, acechos y malestares crecientes.

Pese a todo, Peña Nieto, tiene aún cinco años y tres meses para rectificar la ruta, retomar las viejas banderas sociales de la posrevolución y encarar la defensa de nuestra deteriorada soberanía. Otra cosa es que se atreva.

Debate

Nadie ignora que, desde el río Suchiate –la frontera natural entre México y Guatemala-, arranca un tren carguero, no propio para pasajeros, llamado “La Bestia”; el mismo es utilizado por indocumentados de Centroamérica en el espejismo permanente de alcanzar la frontera norte y cruzar hacia los Estados Unidos, lo que no siempre es afortunado; o más bien, casi nunca. En el trayecto, quienes trepan por doquier, al techo –como en el viejo oeste-, o logran acomodarse dentro de los doce vagones que conforman la corrida, son amagados, humillados, robados o secuestrados por distintas bandas criminales que, en algunos casos, sirven a los cárteles mexicanos proveyéndoles de elementos humanos a quienes se utiliza como anzuelos con escasas posibilidades de sobrevivir.

Hace unos días, el descarrilamiento de esta especie de ferrocarril de la muerte, en Huimanguillo, Tabasco, a causa no sólo del reblandecimiento de las tierras de la húmeda Tabasco sino, sobre todo, por el robo de pernos e incluso rieles, tuvo como saldo trágico varios fallecidos –entre seis y diez- y una veintena de heridos entre las doscientos cincuenta personas que viajaban, como fuese, más bien casi en el nivel de animales, en los furgones de carga. No sé porqué recordé la escena de la cinta del Doctor Zhivago en donde se aprecia algo similar en la Rusia poszarista. Era un vivo retrato con un siglo de diferencia.

También hace unos días, un amigo de esta columna, avecindado en los Estados Unidos, me dijo:

–No podemos quejarnos del mal trato que se da en el norte a los mexicanos cuando los mexicanos son peores con los ilegales del sur…

No es así. Las bandas que operan en el trayecto son, sobre todo, pertenecientes a los llamados “Mara-Salvatruchas”, de El Salvador –de allí su nombre-, quienes esquilman a cuantos transitan por allí mientras las autoridades mexicanas corruptas lo permiten. Éste sí es el pecado. No hay discriminación, como allá, sino una amoral colusión criminal que, por supuesto, tampoco figuró en el informe presidencial. Bastó con un pésame n tanto forzado.

La Anécdota

Grupos feministas, muy serios, alegan que no hay igualdad de género en la política mexicana e insisten en que sólo seis damas han llegado a ls gobiernos de sus estados: dos en Yucatán, una en Colima, una en Tlaxcala, una en Zacartecas y una más en el Distrito Federal.

Hace algunos años, allá por 2004, el entonces gobernador de Guanajuato, Juan Carlos Romero Hicks, respondió así a una queja similar:

–Considero que los cargos públicos deben obtenerse por méritos y no sólo bajo presión y por mantener un número similar de mujeres y hombres dentro de la estructura gubernamental.

Son dos criterios dispares que es necesario discutir, afinar y resolver.

– – – – – – – – – – – – – – – – – –

WEB: www.rafael-loretdemola.mx

E-MAIL: loretdemola.rafael@yahoo.com

NO NOS DEJÓ SATISFECHOS EL INFORME. NO CREO QUE EL PRESIDENTE PEÑA NIETO CREA QUE CON ESTE DISCURSO PUEDA SENTIRSE COMPLACIDO. ¿QUÉ OCURRIÓ, DE VERDAD, CON AQUELLAS TRECE “DECISIONES PRESIDENCIALES” ANUNCIADAS EN DICIEMBRE ÚLTIMO?¿LOS PODERES FÁCTICOS, SALVO EL DE “LA MAESTRA”, PRESIONARON LO SUFICIENTE PARA ANULARLAS O REDUCIRLAS? ES ESTO LO QUE DEBIERA CONSTITUIR LA MEJOR AUTOCRÍTICA DEL MANDATARIO ANTES DE SENTARSE A ESCUCHAR LOS CONSABIDOS “CANTOS DE SIRENAS”.

 

Comentarios con Facebook