Senadores respaldan a Obama en plan agresivo contra Siria

Obama Campaigns Across The U.S. In Final Week Before Election

Washington, 3 sep (PL) Un comité senatorial, convocado en sesión extraordinaria por petición de la Casa Blanca, entregó hoy un punto de apoyo al polémico plan de ataque estadounidense contra Siria, pese a objeciones de la sociedad civil y expertos.

Miembros del panel de Relaciones Exteriores de la cámara alta apoyaron el programa de acción bélica diseñado por el presidente Barack Obama contra aquel país árabe, culpado por Washington por un alegado empleo de armas químicas.

Según los congresistas Bob Corker, Barbara Boxer, Robert Menendez, Benjamin Cardin y otros políticos de ambos partidos, “urge una respuesta del Pentágono en terreno sirio para que Estados Unidos no quede como un tigre de papel ante sus enemigos”.

En la audiencia parlamentaria de este martes participaron el secretario de Estado, John Kerry, el secretario de Defensa, Charles Hagel, y el jefe de la Comandancia del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, general Martin Dempsey.

Al momento de iniciar su alocución el senador Marco Rubio, integrantes de un grupo antibélico irrumpieron en la sala de conferencias del Congreso para protestar la publicitada guerra contra la nación levantina, que ya enfrenta un conflicto social interno desde hace casi tres años.

Miles de manifestantes en varias ciudades de Estados Unidos se pronunciaron desde el fin de semana en oposición a una eventual acción hostil del Pentágono contra Siria, luego que la Casa Blanca reafirmó sus intenciones de atacar.

Organizadas por movimientos populares espontáneos bajo el nombre StopTheWar (detengan la guerra), las demostraciones atravesaron calles de California, Nueva York, Texas y Massachussets, entre otros estados, y en Washington DC.

En Houston, Texas, asentamiento de una de las mayores comunidades sirias en Norteamérica, se sucedieron desde el viernes 30 algunas de las más grandes movilizaciones públicas en contra de una agresión bélica al país árabe.

Desde Los Angeles, Boston, Arkansas y Chicago centenares de compatriotas recordaron al presidente Obama que tenía que justificar, al menos esta vez, el Premio Nobel por la Paz que le fue otorgado en Noruega hace cinco años.

También el senador republicano Rand Paul alertó a Obama en pos de evitar una intervención militar en Siria, que -advirtió- podría acarrear consecuencias desastrosas para Estados Unidos.

El legislador de Kentucky consideró que no existen suficientes evidencias concretas que culpen al presidente Bashar al-Assad por el despliegue de armas con gases letales el pasado 21 de agosto en un barrio de Damasco.

La situación en Siria es demasiado compleja para que esté garantizado el éxito de una misión del Pentágono. Tampoco sabemos si los opositores armados de Assad serán amigos nuestros en el futuro, subrayó el político republicano.

A juicio del congresista, la mejor opción serían maniobras diplomáticas de la Casa Blanca en conjunción con China y Rusia para buscar un acercamiento pasivo en pos de resolver el litigio alrededor del armamento prohibido.

Acorde con un reportaje de Dale Gavlak, corresponsal de una agencia norteamericana de prensa, las armas químicas que explosionaron en Damasco estaban en manos de grupos sediciosos antigubernamentales y procedían de Arabia Saudita.

Comentarios con Facebook