Aprueba Cámara de Diputados en lo general y en lo particular reformas en materia financiera

PLAN NACIONAL DE DESARROLLO

La Cámara de Diputados aprobó, en lo general, con 383 votos a favor, 63 en contra y 14 abstenciones, el dictamen con proyecto de decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas leyes en materia financiera y se expide la Ley para Regular las Agrupaciones Financieras.

 

El documento fue enviado al Senado de la República para sus efectos constitucionales, luego de ser aprobado en lo particular el dictamen en sus términos y desechadas los 190 artículos reservados por legisladores del PRD, PT, MC y una del PAN.

 

Al fundamentar el dictamen, el presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, diputado José Isabel Trejo Reyes, explicó que el paquete de reformas aborda una gran variedad de aspectos que se verán reflejados en diversos momentos y en diferentes sectores y productos.

 

Con las reformas, dijo, en el corto plazo se podrá comprobar los beneficios a los mecanismos de protección al usuario de servicios financieros; la facilidad que los usuarios tendrán para cambiar de proveedor de servicios financieros, es decir, “cambiarse de banco a banco sin tanto problema, o el traspaso de cuentas de nómina y de créditos de consumo”.

 

En el mediano plazo, añadió, se podrá  constatar la constitución de un mayor número de proveedores de crédito no bancario, así como de una potenciación de aquellos ya existentes con mejores alternativas de fondeo que se verán reflejadas en mayores recursos para créditos y una canalización más efectiva y eficiente de recursos de la Banca de Desarrollo.

 

Asimismo, en la medida en que los proveedores de crédito del país cuenten con mejor información crediticia de sus acreditados y para reducir los costos de administración y recuperación, “indudablemente esto se verá reflejado en créditos más baratos para los usuarios del sistema financiero”, indicó el legislador.

 

Trejo Reyes mencionó que estas reformas buscan atender una de las principales demandas de la sociedad que es prestar más y más barato. Asimismo, destaca la importancia de la información crediticia que deberán aportar los proveedores de crédito.

 

Resaltó la importancia de tener cuidado en que las medidas que fomente el Estado no ocasionen una expansión descontrolada de crédito. Por ello, dijo, la manera más eficiente de impulsar un mayor desarrollo del sistema financiero sin aumentar con ello los riesgos de quebrantos, es reforzando la regulación y los procesos de supervisión.

 

Precisó que el paquete de reformas promueve un balance adecuado entre  las medidas que estimulan el otorgamiento de crédito, por un lado, y aquellas que fomentan un sistema financiero sólido y estable, por el otro.

 

Afirmó que las reformas contemplan medidas para fortalecer la regulación y supervisión del sistema financiero como reforzar los requerimientos de capital y liquidez, dar mayor fortaleza y hacer más expeditos los procesos de resolución de instituciones en problemas financieros, reforzar a los organismos supervisores y fortalecer el Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero como órgano de coordinación entre autoridades.

 

El diputado Ricardo Fidel Pacheco Rodríguez (PRI), presidente de la Comisión de Justicia, destacó que la reforma establece un nuevo mandato para la Banca de Desarrollo mexicana que propicie el crecimiento del sector financiero.

 

Asimismo, dijo, fomenta la competencia en el sistema bancario; genera incentivos adicionales para que la Banca preste más, y fortalece el sistema financiero y bancario para que el sector esté siempre cerca de los usuarios.

 

Estimó la conveniencia de dotar a las autoridades competentes de nuevas herramientas que le permitan proteger a los usuarios que utilizan los productos y servicios que ofrecen las instituciones financieras, como emitir recomendaciones y definir las actividades que se apartan de las sanas prácticas y usos relativos al ofrecimiento y comercialización de operaciones y servicios financieros.

 

En su turno, el diputado Damián Zepeda Vidales (PAN) señaló que con esta reforma se busca incrementar la competencia en el sector financiero y se fortalecen las funciones de la Condusef y en sus decisiones a través del título ejecutivo mercantil.

 

Asimismo, dijo, se aclara y se amplía la regulación que permite la portabilidad de las operaciones financieras. Es decir, habrá mayor competencia porque se podrá mover más fácil de un banco a otro en cuestiones de crédito. Se establece de manera explícita, a nivel de ley, que los bancos tienen prohibida la práctica de ventas atadas que tanto ha dañado a los ciudadanos.

 

También, añadió, se facilita la transferencia de las garantías crediticias en caso de refinanciamientos, a fin de promover la competencia entre las instituciones. Se prevé la posibilidad de que exista un buró de crédito a cargo del gobierno, buscando otorgar al Estado una herramienta para facilitar el acceso a la información crediticia para los ciudadanos.

 

Por el PRD, el diputado Mario Alejandro Cuevas Mena consideró que esta reforma puede ser la oportunidad de generar esquemas de ahorro y otorgamiento de crédito dentro del sistema financiero que propicien el desarrollo, particularmente de las micro y pequeñas empresas, generando empleo formal y creando nuevos polos de desarrollo económico.

 

Sin embargo, precisó que en las reformas se debieron dar facultades a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores para establecer penalizaciones cuando la banca comercial rebase los topes sobre recursos captados del público, canalizados a la especulación. Asimismo, incluir a la banca de desarrollo en la competencia del segmento de los seguros, para disminuir costos de estos servicios.

 

Enfatizó que “esta reforma financiera deja sin resolver problemas de primer orden del funcionamiento de la banca nacional. No obstante, el hecho de integrar cambios, innovaciones que podrían propiciar que la banca comercial se convierta en un verdadero instrumento de desarrollo económico del país, al incrementar la disposición del crédito nacional y facilitar el acceso al crédito y de los servicios financieros a los distintos sectores productivos y sociales”.

 

El legislador Tomás Torres Mercado (PVEM) precisó que “no es suficiente el acuerdo normativo para construir leyes”, sino, además, es necesario contribuir para que los acuerdos en democracia se rebelen en el bolsillo de los mexicanos.

 

Sostuvo que el esfuerzo por sacar adelante la Reforma Financiera tiene que ver con la generación de condiciones de mayor acceso al crédito, de ampliación a la infraestructura bancaria, de mayor colocación de crédito y que éste sea más barato.

 

Indicó que lo mejor de esta y otras reformas  legales “no nos dará para modificar una realidad”, aunque éstas “tienen como fuente esa realidad” que transitará del papel al beneficio para México, en un marco de acuerdo y de concordia política.

 

Durante el posicionamiento de Movimiento Ciudadano, la diputada Zuleyma Huidobro González advirtió que “pasarán varios años antes de que los mexicanos veamos que el crédito se abre para los pequeños empresarios, o que los ciudadanos pagamos menos intereses por el uso de tarjetas y otros instrumentos crediticios”.

 

Esto, aseguró, debido a que la Reforma “ignora el alto interés nacional de que se consolide un sistema financiero incluyente con actores mexicanos. En cambio, privilegia una visión de trato de iguales entre desiguales, sin tomar en cuenta las asimetrías existentes en el mercado”.

La diputada destacó que su fracción parlamentaria consensa en que la Reforma debe realizar cambios que permitan equilibrar los derechos de las instituciones financieras con los derechos de los ciudadanos, regular la especulación bancaria y bursátil, y apoyar a la clase media y de bajos ingresos que hoy tiene ante sí crédito caro y escaso.

 

Por su parte, la diputada Lilia Aguilar Gil (PT) detalló que la fracción parlamentaria a la que pertenece, se manifiesta en contra del dictamen en lo general, no obstante, a favor del adéndum a la Reforma Financiera.

 

El respaldo al adéndum, refirió, se debe a que este pone en equilibrio la balanza entre los banqueros y los usuarios de la banca, además de que los agregados a la Reforma han demostrado que “en el Poder Legislativo se pueden construir acuerdos en la diversidad y en la pluralidad de partidos”.

 

Por otro lado, el voto en contra del dictamen en lo general se debe a las expectativas que creaba la Reforma Financiera original, las cuales, desde el punto de vista del PT, eran “inalcanzables” sin el adéndum, ya que esta “no puede lograr un equilibrio si se enfoca en la oferta de productos financieros y no toma en cuenta la demanda, es decir, a los usuarios”, aclaró.

 

Por Nueva Alianza, la diputada María Sanjuana Cerda Franco afirmó que esta Reforma “es uno de los grandes cambios que México necesita para dinamizar la economía y asignar racionalmente el ahorro que concentran los intermediarios bancarios”.

 

“El sistema financiero –agrega-, es un componente neurológico de toda país, porque cumple la función de captar el ahorro social y reasignarlo a través de una serie de productos mercantiles vitales para el desarrollo de las actividades económicas”

 

Ante esto, consideró importante dar “puntual seguimiento” a la Reforma en cuestión, para garantizar el cumplimiento de sus objetivos más importantes: que la banca comercial preste más y más barato, que el Estado proteja los intereses de los usuarios del sistema financiero, y se sancione proporcionalmente los abusos de los intermediarios, entre otros.

 

Durante la discusión, la diputada Luisa María Alcalde Luján (MC) se manifestó en contra del dictamen porque el proyecto propone que un cuerpo de funcionarios de la Secretaría de Hacienda decida las cuestiones laborales aplicables a la Banca de Desarrollo. Se “acarrearía la pérdida inmediata de los derechos adquiridos de los trabajadores de confianza, integrándolos a todos automáticamente al nuevo y precario esquema”, consideró.

 

Por el PRI, el diputado José Luis Márquez Martínez sostuvo que las modificaciones permitirán a los mexicanos que hoy tienen un crédito hipotecario refinanciar su crédito a una mejor tasa, de manera que disminuyan sus pagos mensuales por hipotecas sin incurrir en ningún costo.

 

El diputado José Luis Muñoz Soria (PRD) pidió votar el dictamen en contra, toda vez que busca judicializar un problema de carácter civil como son las deudas. “No vamos a aceptar otro Fobaproa. No aceptamos el servicio profesional bancario y nos oponemos al arraigo de los deudores”, enfatizó.

 

De Acción Nacional, el diputado José Ángel González Serna señaló que esta reforma representa un paso hacia la regulación de las instituciones bancarias y de las empresas aseguradoras, aunque precisó que queda pendiente regular los intereses y las comisiones. “Seguiremos trabajando para que esto se dé, pero hoy se beneficia a los consumidores de los sistemas financieros”.

 

El diputado Ricardo Mejía Berdeja (Movimiento Ciudadano) expresó que esta reforma es regresiva, no ayuda al país y favorece a la banca extranjera en el país. “No es una reforma que estimula el crédito, ni pone freno a las comisiones e intereses usureros de la banca extranjera. Es simple y sencillamente un pago de facturas”, consideró.

 

Por el PRD, el diputado Fernando Cuéllar Reyes destacó que con esta reforma, el Banco de México y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores tendrán que dar un informe -que durante más de 20 años no se hizo-, sobre el estado de la regulación en las comisiones. “Hoy la discusión es un Estado rector fuerte que promueva, regule, oriente el desarrollo y el mercado en el país”.

 

Al manifestar su voto en contra, el diputado Francisco Alfonso Durazo Montaño (MC) opinó que la reforma fortalece a quienes abusan de los micro y pequeños empresarios  e “incrementa el yugo económico con el que la banca los tiene sometidos”, no ataca la dependencia de la banca por créditos gubernamentales ni la explotación de sus clientes a través de los créditos al consumo.

 

El diputado Antonio Cuéllar Steffan (PVEM) manifestó su voto a favor del dictamen para fortalecer la estabilidad de un sistema que proteja a los ahorradores e incentive actividades productivas. Además, dijo, imprimirá seguridad jurídica para todos los que participan y la posibilidad de que los compromisos asumidos en este mercado de crédito y capital, se honren y se cumplan para beneficios de quienes participan en ello.

 

La diputada María del Socorro Ceseñas Chapa (PRD) dijo que votaría en contra del dictamen, pues es falso que habrá más créditos más baratos. Además, consideró que son inexistentes las medidas para canalizar crédito a los sectores que denotan crecimiento y desarrollo de la economía.

 

En tanto, la diputada Purificación Carpinteyro Calderón (PRD) dijo que la reforma crea mecanismos para lograr una verdadera competencia y que sean muchas más las instituciones financieras las que se presentan en el mercado, con mayor competencia en términos y condiciones, que sean accesibles para la mayoría de los mexicanos.

 

La diputada Lourdes Eulalia Quiñones Canales (PRI) expresó que la reforma financiera propone un círculo virtuoso en donde todos se beneficien, en especial quienes tienen un pequeño y mediano negocio; prevé que se reciban servicios financieros de calidad, acceso a oportunidades crediticias, condiciones justas en créditos, supervisión y regulación permanente de las autoridades, así como certeza y seguridad jurídica.

 

Votación en lo particular

 

En lo particular, el Pleno aprobó con 370 votos a favor, 69 en contra y 6 abstenciones, en términos del dictamen, los artículos reservados contenidos en los artículos primero, segundo, tercero, séptimo y undécimo.

 

Por 356 votos en pro, 70 en contra y 8 abstenciones, se avalaron los artículos reservados contenidos en los artículos: duodécimo, décimo tercero, décimo quinto, décimo séptimo, décimo noveno y vigésimo segundo, en términos del dictamen.

 

Con 365 votos a favor, 65 en contra y 8 abstenciones, se aprobó en términos del dictamen, los artículos reservados contenidos en los artículos: vigésimo octavo, trigésimo primero, trigésimo sexto, trigésimo noveno, cuadragésimo primero, cuadragésimo tercero, cuadragésimo cuarto, cuadragésimo quinto, cuadragésimo sexto, cuadragésimo séptimo, cuadragésimo octavo y quincuagésimo.

 

Mociones suspensivas

 

Durante la discusión de las disposiciones en materia financiera, fueron presentadas mociones suspensivas por parte de los diputados Ricardo Monreal Avila (Movimiento Ciudadano), Manuel Rafael Huerta Ladrón de Guevara (PT), Javier Orihuela García (PRD), mismas que fueron rechazadas en votación por mayoría del Pleno.

Comentarios con Facebook