Presidente ruso pide a EE.UU a apartarse del lenguaje de la fuerza

Moscú, 12 sep (PL) El presidente de Rusia, Vladimir Putin, pidió a Estados Unidos dejar el lenguaje de la guerra y retornar a la senda de la diplomacia civilizada y del acuerdo político, en un llamado a renunciar a los planes militares contra Siria.

Si podemos evitar el uso de la fuerza contra Siria, esto mejorará el clima de las relaciones internacionales y fortalecerá la confianza mutua, escribió Putin en su artículo “Llamamiento a la precaución desde Rusia”, destacado hoy aquí por las principales agencias de noticias.

Afirmó que será un éxito compartido y abrirá la puerta a la cooperación en otras cuestiones fundamentales.

En una reflexión sobre las amenazas de una nueva intervención militar, después de Afganistán (2001) e Irak (2003), Putin consideró extremadamente peligroso animar a la gente a verse como algo excepcional, sea cual sea la motivación.

Es alarmante que la intervención militar en los conflictos internos en el extranjero se haya convertido en algo común para Estados Unidos, observó el mandatario.

A renglón seguido sentenció que millones de personas en todo el mundo ven más y más a la norteña potencia no como un modelo de democracia, sino que ven que confía únicamente en la fuerza bruta, formando coaliciones bajo el lema “o estás con nosotros o contra nosotros”.

Tenemos, recalcó el gobernante, que dejar de utilizar el lenguaje de la fuerza y volver a la senda de la diplomacia civilizada y del acuerdo político, sobre la base del legado de los fundadores de Naciones Unidas, opinó.

Resaltó cómo los fundadores de Naciones Unidas se dieron cuenta de que las decisiones que afectan a la guerra y a la paz deben tomarse solamente por consenso.

“La profunda sabiduría de esto ha apuntalado la estabilidad de las relaciones internacionales desde hace décadas”, exteriorizó el mandatario.

Alertó Putin a Estados Unidos y a los aliados occidentales que la ONU podría correr la misma suerte de derrumbarse como la Liga de las Naciones, si los países influyentes eluden al organismo mundial y adoptan una acción militar sin autorización del Consejo de Seguridad.

Bajo el actual derecho internacional, el uso de la fuerza solo se permite en defensa propia o por la decisión del Consejo de Seguridad.

Cualquier otra cosa es inaceptable en virtud de la Carta de las Naciones Unidas y constituiría un acto de agresión, sentenció Putin de manera lapidaria.

En opinión del presidente ruso, lo que ocurre en Siria no es una batalla por la democracia, sino un conflicto armado entre el Gobierno y la oposición, en un país multirreligioso.

Hay algunos defensores de la democracia en Siria. Pero hay más que suficientes combatientes de Al Qaeda y extremistas de todas las tendencias que luchan contra el gobierno de Damasco, en un conflicto interno “alimentado por armas extranjeras suministradas a la oposición”, aseguró.

Contrastó Putin, que en los últimos días surgió una nueva oportunidad para evitar la acción militar y exhortó a Estados Unidos y a todos los miembros de la comunidad internacional a aprovechar la disposición del gobierno sirio para colocar su arsenal químico bajo el control internacional, y su posterior destrucción.

Dijo saludar las declaraciones del presidente Barack Obama en el sentido de apreciar en la propuesta rusa una alternativa a la acción militar, y su interés de continuar el diálogo con Rusia sobre Siria.

Comentarios con Facebook