El fascismo es hijo del capitalismo, afirma expresidente paraguayo

Caracas, 13 sep (PL) El fascismo no puede ser entendido fuera del capitalismo y de sus crisis recurrentes en la historia, afirmó hoy el expresidente de Paraguay Fernando Lugo, durante la celebración en esta capital del I Encuentro Internacional Antifascista.

El fascismo es el hijo bastardo del capitalismo. Hijo bastardo predilecto en ciertos momentos históricos, pero hijo bastardo al fin, expresó Lugo durante la cita antifascista que recordó el aniversario 40 del golpe de Estado en Chile perpetrado contra el gobierno progresista del presidente Salvador Allende.

Durante su alocución en el foro Expresiones del Fascismo en América, Lugo aseveró que esta vertiente político-ideológica no ha terminado sino que continúa en su ofensiva para la destrucción de proyectos democráticos.

En ese sentido señaló que este flagelo político “es como el camaleón, toma varias formas para insertarse” en la sociedad y en nuestra historia.

Indicó que con el golpe de Estado en Chile en septiembre de 1973 “el imperialismo norteamericano, portador y forjador del fascismo latinoamericano” dio un golpe “criminal a la democracia y al proyecto social de Salvador Allende”.

Estamos hablando de un proyecto político basado en la destrucción de las conquistas democráticas, de la represión generalizada de la población, de regímenes criminales de desapariciones forzosas como ha ocurrido en nuestra región, dijo el expresidente paraguayo al recordar cuando fue víctima del golpe de Estado que lo derrocó en 2012.

Añadió que el modelo fascista está subordinado a los centros del poder, a las instituciones financieras internacionales y resulta funcional a los proyectos y planes estadounidenses.

Al respecto, el expresidente expresó que el objetivo esencial de Estados Unidos es socavar y destruir el proceso de integración latinoamericana, “impedirlo si fuera necesario” y acabar con la experiencia de gobiernos de izquierda y progresistas en la región.

También recordó que históricamente el fascismo estuvo identificado con dictaduras militares y se constituyó en la expresión nacional y regional de proyectos de subordinación de los apetitos hegemónicos y de dominación de los Estados Unidos.

Deja tu comentario