Sondeo italiano es una mala noticia para chantajes de Berlusconi

Roma, 16 sep (PL) Los resultados de un reciente sondeo se convierten hoy en una mala noticia para los propósitos del ex primer ministro Silvio Berlusconi de echar abajo al Gobierno, si se aprueba su expulsión del Parlamento italiano.

Una encuesta del instituto Demos, publicado esta jornada por el diario La Repubblica, señala que el PD cuenta con 28,5 por ciento de popularidad, mientras el Partido Pueblo de la Libertad (PDL), fundado por Berlusconi, pasa a un segundo lugar, con 26,2 puntos.

El Movimiento 5 Estrellas (M5S), la tercera fuerza política, tras los comicios anticipados de febrero pasado, acumula 21 puntos de respaldo popular, inferior a los 25 en la citada contienda.

Sin embargo, el M5S continúa como fuerza política de bisagra que puede crear nuevamente un vacío de poder, similar al registrado entre marzo y abril de este año.

Medios de prensa locales comentan que Il Cavaliere de 76 años podría repensar mejor su estrategia de chantaje al gabinete dirigido por Letta e integrado por ministros del PD, el PDL y la Opción Cívica, del exprimer ministro Mario Monti.

El propio Letta consideró que era necesario ser consecuente con la ley vigente y confirmó, por tanto, su apoyo a llevar el análisis del caso de Berlusconi en el Senado a sus últimas consecuencias.

Berlusconi, quien ya dirigió en tres ocasiones el ejecutivo nacional, podría quedar fuera del Senado si se aprueba una decisión en ese sentido, en concordancia con la Ley Severino que prohíbe a personas con condenas judiciales ocupar cargos en el legislativo.

El pasado mes, el Tribunal de Casación confirmó la sentencia de cuatro años para Berlusconi en el caso de fraude fiscal cometido por la empresa Mediaset por distribución ilegal de material fílmico estadounidense.

Aunque el exjefe de Gobierno solo cumpliría un año de condena, algo que probablemente se limitaría a un arresto domiciliario, amenazaba con echar abajo al gobierno de Enrico Letta, al frente del Partido Democrático (PD, centroizquierda).

Comentarios con Facebook