Senadores apoyan decisión presidenta Brasil de aplazar visita a EE.UU

Brasilia, 17 sep (PL) La decisión de la presidenta Dilma Rousseff de aplazar su visita oficial a Estados Unidos por falta de respuestas a las denuncias de espionaje recibió hoy respaldo de senadores de bloques aliados y de oposición al gobierno federal.

Se trató de una postura de defensa de la soberanía nacional, resaltó el senador Walter Pinheiro, del Partido de los Trabajadores (PT-BA) al reiterar su respaldo a Rousseff.

Puntualizó que resta ahora adoptar medidas para defender el país de esas invasiones a las comunicaciones, pues la vulnerabilidad de Brasil quedó expuesta.

Para el exgobernador de Sao Paulo y excandidato presidencial José Serra, la mandataria actúa de manera positiva, pues el espionaje estadounidense es una actividad ilegal e ilegitima, que no sólo afectó al gobierno, sino a todos los brasileños.

El dirigente del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), en la oposición, criticó en su sitio en Facebook de manera dura las acciones de Washington y afirmó que no valen justificaciones para esta desleal práctica.

Serra señaló que el gobierno del presidente Barack Obama es el responsable de esta actividad y se preguntó qué pistas de terrorismo mundial habría en las comunicaciones y correos electrónicos de la mandataria brasileña. Me alarma el papel que la democracia está dando a Estados Unidos: “gendarme del mundo; cosas desafortunadas ocurren en un país y las fuerzas armadas de los Estados Unidos van a intervenir ¿Cuáles son los límites de ese poder?”, apuntó.

En este contexto, el senado Randolfe Rodrigues, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), subrayó que el aplazamiento de este viaje “era lo mínimo que puede hacerse” ante la falta de explicaciones de Estados Unidos a las denuncias de espionaje a la jefa de Estado.

Se pronuncio por reforzar la seguridad de las redes telefónicas y alertó que Brasil está pagando ahora el error cometido en la década de 1990 cuando licitó sus comunicaciones.

Las denuncias de intercepción de llamadas telefónicas y correos electrónicos a ciudadanos, miembros del gobierno y empresas generaron un resquebrajamiento de las relaciones con Estados Unidos, así como una condena de la presidenta brasileña, quien reclamó una respuesta clara y escrita de la Casa Blanca.

Ante la falta de explicaciones de las autoridades estadounidenses sobre esta actividad, Rousseff aplazó hoy su visita oficial a Estados Unidos, prevista para el 23 de octubre.

“Dada la proximidad de la visita de Estado prevista para Washington -y ante la falta de una investigación oportuna de los hechos, con las explicaciones correspondientes y el compromiso de cese de la actividad de interceptación- no están dadas las condiciones para la realización de la visita en la fecha previamente acordada”, destaca un comunicado de la Presidencia.

Comentarios con Facebook