Washington sabía que extremistas en Siria tenían armas químicas

monumento-a-washington

Washington, 18 sep (PL) Estados Unidos sabía que extremistas islámicos que tratan de derrocar al Gobierno sirio poseían armas químicas, reveló hoy Michael Maloof, exfuncionario del Pentágono.

Maloof declaró a medios de prensa que Al-Qaeda y el frente Al-Nusra, su brazo armado en Siria, tienen grandes cantidades de gas sarín, producto que entró por las fronteras de Turquía e Irak hasta mano de las bandas sirias.

El exfuncionario citó a fuentes secretas con conexión directa a un informe estadounidense donde hay elementos de que el abastecimiento clandestino de gas sarín se originó en dichos países.

Ahora Al-Qaeda produce mucho más gas sarín que cuando fue revelada esa información durante el mes de agosto luego de la publicación de un documento del The Nacional Ground Intelligence Center (NGIC), parte de la comunidad de inteligencia.

El exfuncionario indicó además que la producción de sustancias tóxicas para ser empleadas en Siria fue financiada por un saudita, aunque no precisó su nombre.

En su opinión las autoridades estadounidenses no divulgan esta información para no afectar sus esfuerzos para derrocar al Gobierno de Siria, pese a conocer que su enemigo jurado, Al-Qaeda, las utiliza en la guerra en ese país.

Sobre las armas químicas, el representante permanente de Rusia ante la ONU, Vitali Churkin, reclamó este miércoles una exhaustiva investigación de las pruebas que apuntan a que el ataque del 21 de agosto, en las afueras de Damasco, fue una provocación de las bandas subversivas.

Asimismo el viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Ryabkov, destacó la disposición y voluntad del gobierno sirio a trabajar por la línea de los acuerdos de Ginebra, en torno a un control internacional de los arsenales químicos en ese país levantino.

Ryabkov declaró a la agencia ITAR-TASS que expertos rusos iniciaron el estudio de las informaciones entregadas por la parte siria que corroboran la autoría de los armados en los sucesos del 21 de agosto, cuando fue empleado gas sarín, al igual que los hechos del 19 de marzo, en las proximidades de Alepo, denunciados entonces por el Gobierno.

Sobre este particular, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, subrayó esta semana que Moscú todavía tiene serias razones para creer que el uso de las armas químicas cerca de Damasco es un acto provocativo.

Por otra parte, el jefe de inspectores de armas químicas para Siria, el sueco Ake Sellstrom, citado por la cadena BBC, anunció hoy que el grupo regresará pronto para proseguir su labor en esa nación árabe.

Comentarios con Facebook